lunes, 24 de diciembre de 2012

'El club del desayuno' de Michael Jordan y Scottie Pippen

'El Club de los Cinco', nada que ver con la serie de libros escritos por Enid Blyton, es una película norteamericana de culto dirigida por John Hughes en 1985. Bajo una sinopsis sencilla como es el castigo de cinco alumnos un sábado por la mañana en la biblioteca de un colegio de Illinois, se encuentra una de las sorpresas y cintas más frescas del género estudiantil que sin llegar a ser redonda sigue siendo una referencia.

El Club de los Cinco


Las cinco personalidades
Los personajes cumplen diferentes arquetipos de la juventud: la inconformista genial e insegura, el inteligente sin sitio, el atleta orgulloso, la princesa vanidosa y el criminal, díscolo que tiene un punto de ternura. Dos chicas y tres chicos, desconocidos entre sí que tienen que escribir un ensayo de 1000 palabras para lo cual no podrán ni hablar, ni moverse, ni dormir. Todo ello, bajo la vigilancia del autoritario director.

En las nueve horas que dura el encierro, surgen distintos temas como la sexualidad, las relaciones personales y paterno-filiales, los miedos y las inseguridades que terminan siendo compartidos, sincerándose para hacer grupo.

'El club de los cinco' tuvo una vital influencia dentro del cine juvenil por tratar con seriedad las preocupaciones de una generación tan poco escuchada, relanzando al género, una circunstancia que no ocurrió con los actores del que sólo Emilio Estevez, hermano de Charlie Sheen, tuvo cierta notoriedad. Los otros cuatro intérpretes eran: Ally Sheedy, Judd Nelson, Anthony Michael Hall y Molly Ringwald.

'No te olvides de mi'
La banda sonora apenas tuvo importancia, a excepción del tema que abre y cierra el film, Don't You (Forget About Me). Tema escrito exclusivamente para la película y que se convirtió en uno de los grandes himnos de la época que catapultó a los Simple Minds, escoceses e hinchas del Celtic de Glasgow, al éxito de masas.


El homenaje de Kevin Williamson
La serie estadounidense 'Dawson Crece' realizó un homenaje al versionar la obra de Hughes en su séptimo capítulo de la primera temporada, llamado The Breakfast Club (1998). Además de compartir el título original con la película, el guionista Kevin Williamson, especializado en el cine de terror, dirige una versión propia con grandes similitudes y sutiles diferencias como la composición del grupo (tres chicas y dos chicos), el hecho que los personajes se conocían entre sí y que la vigilancia la ejercía la bibliotecaria, la señorita Tingle. Nombre que utilizaría Kevin Williamson para bautizar su debut como director en 1999.

Dawson Crece, Dawson's Creek

  • Michael Jordan, los 6 anillos de los Bulls
La contratación del dorsal número 23 de la Universidad de Carolina del Norte Michael Jordan por parte de los Bulls, tercera elección en el draft de 1984, varió el rumbo de la franquicia de Chicago. En aquel draft (selección de jugadores universitarios por parte de los equipos) la calidad de los candidatos fue la más alta de todos los realizados en la historia de la NBA. Además de Jordan, fueron designados en aquella cita otros tres futuros mitos del baloncesto como Charles Barkley, Hakeem Olajuwon y John Stockton.

Michael Jordan con North Carolina, Carolina del Norte
Michael Jordan jugando con North Carolina

Siete temporadas sin finales de la NBA
Los ‘Toros’ arrancaron la era Jordan de una manera discreta, sin llegar a las eliminatorias. Aunque a nivel personal firmara un estreno sobresaliente con 28 puntos de media por encuentro. El crecimiento de Chicago fue gradual: en 1985, se accedió a los ‘playoff’ después de tres temporadas en blanco donde Jordan apenas pudo aportar con su juego debido a una grave lesión que le apartó del parqué. Hasta 1987, los Bulls salieron corneados en la primera eliminatoria de la carrera por el anillo. Fue en 1988 cuando se sube un escalón más y a partir de 1989 se hacen habituales de las finales de conferencia, a un paso de luchar por el título.
  
Lakers, Celtics y Pistons, los rivales a batir
La hegemonía de aquellos años correspondía a los Lakers y a los Celtics con unas plantillas envidiables. Los Angeles contaban con Magic Johnson, James Worthy, Bob McAdoo, Byron Scott, Michael Cooper, Kareem Abdul-Jabbar y James Worthy. Mientras que en Boston jugaban Dennis Johnson, Cedric Maxwell. Robert Parish, Kevin MacHale, Larry Bird y Danny Ainge. Los dos conjuntos más laureados de la NBA contaban con las mejores plantillas de la época.

Otro de los ‘cocos’ de la competición, los Detroit Pistons, aparecían para frenar las embestidas de los Bulls en las series eliminatorias. Joe Dumars, Dennis Roddman, Bill Laimbeer e Isiah Thomas completaban el elenco de los ‘chicos malos’ de Michigan. Otro legendario equipo que vivía su época dorada.
Lakers, Celtics, Pistons

Al ‘23’ de Chicago le acompañaban, por aquel entonces, John Paxson, Charles Oakley y Daze Corzine. En 1987, aparecía uno de los lugartenientes, Scottie Pippen, para incorporarse al redil. Junto a ellos, se iban añadiendo otras piezas claves como Horace Grant (a partir de 1987), Bill Cartwright (1988) o B.J. Armstrong (1989). Los Bulls asentaban los pilares de su prometedor futuro.

El trienio mágico de los Bulls (1991-93)
Los Bulls irrumpieron bravamente en las finales de la NBA, el crecimiento paulatino de la plantilla había sido el preludio a los tres anillos adquiridos de manera consecutiva (1991, 92 y 93). Siendo los primeros títulos para la franquicia de Illionois, que al igual que la empresa deportiva norteamericana Nike habían encontrado un mito deportivo para relanzar sus objetivos que parecían antes de la llegada de ‘Air’ muy lejos del éxito.

Las zapatillas Nike diseñadas para Michael Jordan.
La temporada 1992-93, contaba con importantes alicientes para los Bulls. Los JJ.OO de Barcelona habían mostrado un ‘Dream Team’ autoritario, irrepetible y único, pero también que en el viejo continente había un enorme talento natural, en especial en la antigua Yugoslavia. La llagada del croata Toni Kukoc junto a la de Steve Kerr, otorgaban un sexto y séptimo hombre de garantías para el banquillo que con el paso de las temporadas iban aumentando en protagonismo.

Toni Kukoc, Bulls

La primera retirada de 'Air' Jordan
La alegría del tercer campeonato se vio empañada por el asesinato del padre de Michael Jordan en agosto de 1993, tras unos días desaparecido. Aquel terrible suceso motivó que dejara las canchas para emprender una fugaz aventura con el béisbol, un consejo que le había dado su padre y una decisión que hizo tambalear el mundo de la canasta. Jordan dejaba a los Bulls como los nuevos dominadores de la NBA.

El regreso de Jordan es eclipsado por los Rockets
Jordan regresó al baloncesto como un hijo pródigo, en la campaña 93-94, para firmar una participación testimonial de apenas 17 encuentros (de 82 posibles) en una época gris para los Bulls que volvían a ver desde el burladero las finales de la NBA. Mediáticamente el equipo seguía enganchando a la afición, sensación que se acrecentó en la 94-95 con la contratación de Ron Harper y la colorida aparición del ala-pivot Dennis Rodman que perfilaba al plantel de Chicago como uno de los más sólidos de la liga profesional.

Aunque la gloria pertenecía a Houston que se lanzaban con dos entorchados consecutivos merced a estrellas como Hakeem Olajuwon, Sam Cassel y Clyde Drexler (que había dejado Portland para coronarse con los ‘Rockets’).



Desayuno con anillos
La plantilla de los Bulls disfrutaba otra vez de un reinado por tres años, en las finales de 1996 a 1998. Su primera víctima fueron los sorprendentes, y actualmente desaparecidos, Seattle Supersonics para después tener una apasionante serie ante Utah que se repitió en dos ocasiones. Los Jazz que tenían una de las parejas que mejor entendimiento ha tenido en la cancha y fuera de ellas, la dupla formada por John Stockton y Karl Malone, dos excelentes jugadores y grandes amigos.

 
Precisamente, ese era el problema de aquellos Bulls. Dennis Rodman no hablaba ni con Pippen ni con Jordan, como reconoció el 'camaleón' en una entrevista posterior al periodista Graham Bensinger. Asimismo, Toni Kukoc parecía levantar envidias por su alto salario y tampoco era del agrado de los dos astros.

El equipo parecía necesitar de un nexo para romper egos y conseguir objetivos. Por ello, parte del éxito de aquellos años, además de la indudable calidad de la plantilla, eran los desayunos que Michael Jordan organizaba en su casa junto a un entrenador personal y un chef que preparaba los platos.

Ron Harper y Scottie Pippen se hicieron habituales a aquellas sesiones en las que el golf, las tortitas y las pesas del gimnasio se entremezclaban con conversaciones distendidas. Un ambiente relajado para rebajar tensiones y hacer grupo.

Rodman (91), Pippen (33), Jordan (23), Harper (9) y Kukoc (7)
Rodman (91), Pippen (33), Jordan (23), Harper (9) y Kukoc (7). Foto extraída de la web Jot Down
El hecho de que las reuniones se produjeran por la mañana y que contara con jugadores con personalidades tan distintas hizo que la prensa lo titulara como el 'club del desayuno', con el mismo nombre que la cinta de John Hughes que casualmente estaba ambientada en el estado de Illinois.

Esta inolvidable plantilla cerró su trienio mágico con un increíble colofón en el sexto partido ante los Jazz en Salt Lake City. Un triple de Stockton adelantaba a Utah por 3 puntos a falta de 41 segundos. Dos puntos posteriores del '23' y un robo del propio Jordan permitieron una última jugada histórica en la que una finta permitió a 'Air' elevarse y anotar la canasta con comodidad.
Jordan vs Jazz, sexto partido, & match
Sexto partido de la final Bulls-Jazz con Jordan dando la victoria a Chicago.
"Dios se volvía a disfrazar de jugador de baloncesto" para.enfundarse su sexto anillo y el sexto título para la franquicia, una final que también es recordada en España por la genial y singular narración de Andrés Montes.

El 'club del desayuno' se desmantelaba tras aquella campaña. Jordan anunciaba su segunda retirada, un paréntesis momentáneo del mundo de la canasta que no llegó definitivamente hasta el 2003... Pero eso es otra película.

sábado, 15 de diciembre de 2012

Sarre y Saarbrücken, la gran historia de una pequeña región

El río Sarre da su nombre a uno de los 16 estados federados (o länders) en los que se divide administrativamente Alemania. A pesar de la pequeña extensión de su territorio, hace frontera con dos países: Luxemburgo y Francia. La capital de Sarre (Saarland en alemán) es Sarrebruck (Saarbrücken), ciudad limítrofe con el país galo.

mapa de Alemania, landers, estados federales
  • Situación política de Sarre
La eterna disputa por la región
La historia de Sarre siempre ha estado caracterizada por la disputa y por las guerras, un territorio goloso que todo el mundo quería hincar el diente. Desde los romanos a los francos pasando a ser un botín de los tratados que hizo cambiar la región de manos francesas a prusianas, y más tarde alemanas.

Tras la Primera Guerra Mundial, la Sociedad de Naciones (organismo internacional que precedió a la ONU) administró el territorio, bajo control de Francia. Si bien, el deseo de la población era adherirse a Alemania, como se demostró en el referéndum político de 1936 en el que el Sarre abrazaba al III Reich para dar la espalda a su pasado galo.

Adolf Hitler en Saarbrücken
Desfile nazi en Saarbrücken (1940). Foto extraída de Educima.
En 1945, Sarrebruck estaba prácticamente destruida a causa de la II Guerra Mundial. La próspera ciudad que había crecido gracias a la producción de acero y carbón era un esqueleto de hormigón y metales retorcidos. La Europa conocida se descomponía y aparecían nuevas piezas. El Sarre resurgía, cual Ave Fénix, de sus propias cenizas para empezar de cero.

Iglesia de San Luis en Sarrebrück

A través de unas elecciones parlamentarias, el Sarre se convertía en 1947, de nuevo, en parte de Francia como un protectorado con cierta independencia y autonomía, ya a partir de 1950. Las recuperadas relaciones entre París y la recién creada R.F.A. ayudaban al entendimiento que condujeron posteriormente a que desde enero de 1960 pasara a ser parte definitiva de la Alemania Federal, poniendo punto y final a la situación política de la zona.
  • FC Saarbrucken, el club de fútbol
El equipo de fútbol de la capital, el FC Saarbrücken, había nacido en 1903. La institución disputó distintos campeonatos en función de la nueva identidad a la que estuviera adscrita el estado de Sarre. Salió victorioso en distintos torneos estatales en los años 1928, 1940 y 1943.

Bajo el estatus francés, fue admitido como invitado en la Segunda división gala donde el FC Saarbrücken realizó un paseo militar por la categoría con humillantes victorias por 10-1 y 9-0. El campeonato de la división de plata de la temporada 1948-49 no le abrió las puertas de la Ligue1 que seguían cerradas a los germanos por los horrores de la guerra.


El éxito internacional del equipo
Cansado de no encontrar su sitio, el proscrito FC Saarbrücken creó una Copa Internacional en 1950 donde terminó vencedor, se inscribieron 15 clubes de 6 nacionalidades distintas. En la final, arrollaron al Stade de Rennes de Francia por 4-0.

También iniciaron, paralelamente, una serie de amistosos de primer nivel para medir la capacidad de un fútbol irresistiblemente moderno, táctico y rápido. En su camino, destrozaron al Liverpool en Ludwigspark (4-1, mayo 1950) y una legendaria visita al feudo del Real Madrid (febrero 1951), saldado con un sonrojante 0-4 que todavía sigue siendo el mayor triunfo de un equipo alemán en el Santiago Bernabéu.

Estos sonados triunfos le permitieron volver a entrar en la Liga germana, aún siendo todavía un protectorado independiente. No fue la única buena noticia, tanta admiración habían despertado en el continente que cuando se disputó la primera edición de la Copa de Europa (1955-56) no hubo más remedio que incluirlos, aunque no hubiera detrás un título nacional que los avalara . En aquella primera ronda, el rival era el gigante italiano del A.C. Milan. El equipo azul y negro sorprendió al vencer 3-4 en San Siro, si bien la eliminatoria se perdió en casa al caer por 1-4. El FC Saarbrücken se despedía de su cuento de hadas, dejando huella.

El FC Saarbrücken en el siglo XXI
Actualmente, el FC Saarbrucken disputa la tercera división alemana. Los tiempos han cambiado y las heridas de la guerra se han sellado. Prueba de ello es que el colorido grupo ultra del Saarbrucken, Boys Virage Est, están hermanados desde 1998 con los Saturday Fans, sus homónimos del Nancy (entidad francesa de la región de Lorena y a escasos 100 kilómetros de Sarre). La ideología que se profesa en el estadio también parece muy alejada de aquel 90% de la población que votó a Hitler en el 36.

Tifo del décimo aniversario de la amistad de ambos colectivos ultras.
  •  El equipo nacional de Sarre
La calidad del FC Saarbrucken se traspasó al combinado nacional aportando 10 de los 11 titulares de la selección del protectorado de Sarre. La representación de la pequeña región a nivel internacional se oficializó por medio de la FIFA en 1950, tres meses antes que la propia R.F.A.

En su corta existencia, disputó 19 partidos, con 10 victorias y 3 empates. Participó en la fase de clasificación de la Copa del Mundo de 1954 donde pudo cambiar la historia de los Mundiales. En el mismo grupo coincidió con Noruega y con la R.F.A., la victoria y el empate ante los nórdicos condicionó que los duelos entre el Sarre y Alemania Federal tuvieran los visos de decisivas finales para adquirir el billete a Suiza’54.

La selección de Sarre (1953). Foto tomada de la web "la-redo.net"

Sarre contra Alemania Federal, hermanos germanos
El protectorado acudió al encuentro de Sttutgart con la sensación de ser un encuentro fraternal, llegando a no exhibir su bandera para no ‘molestar’ al ‘vecino’. En esa atmósfera de cordialidad, la R.F.A. venció por 3-0. Para el partido de vuelta, marzo de 1954, la cuidad de Sarrebruck y sus 56.000 espectadores vieron a los ‘leones’ sarrenses rozar la proeza en la que el árbitro tuvo mucho que ver anulando un gol a los locales. El encuentro terminó 1-3 para Alemania Federal, bajo el mismo clima de cordialidad con el que se había empezado y resumido en el propio seleccionador de Sarre: “En el fondo, todos nos sentíamos germanos”.

Bandera de Sarre, protectorado, Sarre flag
Bandera del protectorado de Sarre (1947-56)

La República Federal Alemana consiguió el pasaporte para Suiza 1954. Un torneo en el que la 'Mannschaft' concluía como campeón del mundo tras derrotar a la fantástica selección de Hungría (los famosos 'mágicos magyares' de Kocsis, Czibor y Puskás) en el llamado "milagro de Berna".

El final del combinado sarrense
El 6 de junio de 1956, el Sarre disputaba en Ámsterdam su último partido como selección independiente cayendo ante los Países Bajos por 3-2. Una corta pero intensa historia de un protectorado que pudo cambiar el rumbo de la historia del fútbol y de un club, sin patria, olvidado que dominó el continente de la misma manera que Europa había jugado con su territorio.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Real Titánico de Laviana, un siglo honrando al Titanic

Las historias que rodean al fatídico viaje inaugural del transatlántico Titanic siguen seduciendo a pesar de que haya transcurrido un siglo desde su hundimiento. Aunque no se trate del mayor desastre marítimo, su trascendencia e impacto social superan al resto de naufragios.

El desastre del 'Titanic'
Construido en unos astilleros situados en Belfast (Irlanda del Norte), partió desde Southampton (Inglaterra) con dirección hacia Nueva York el 10 de abril de 1912. Tras haber realizado un par de escalas se produjo el siniestro durante la madrugada del 14 al 15, del mismo mes, falleciendo unas 1.500 personas de las 2.200 que, aproximadamente, iban a bordo. Los pasajeros pertenecían a una veintena de nacionalidades diferentes y a distintas clases sociales.
Titanic, ship, barco
Imagen del RMS Titanic.
El buque 'insumergible' de medidas colosales, casi 270 por 29 metros, impactó contra un iceberg en el océano Atlántico cerca de las costas de Terranova (Canadá), aunque no fue el único motivo por el que el Titanic acabara sumergido; los errores humanos, las bajas temperaturas y la falta de previsión (en cuanto a las escasas medidas de salvamento y rescate) ayudaron a agravar el desastre de la lujosa nave.


El impacto del accidente, junto a las posteriores investigaciones realizadas, motivaron cambios drásticos en las normativas creadas en los Estados Unidos y Gran Bretaña, buscando mejorar las deficientes medidas de seguridad existentes hasta entonces.


El 'Titanic' en la gran pantalla
El cine no fue ajeno a la tragedia, decenas de películas han tenido al Titanic como eje argumental. De todas ellas, destaca la oscarizada obra del canadiense James Cameron de 1997, con Leonardo DiCaprio y Kate Winslet en los papeles protagonistas de una historia romántica situada en la travesía marítima del Titanic.

Al igual que el transatlántico, el coste económico del film fue el más alto de los realizados hasta entonces. Por lo que el fracaso de esta cinta podría haber supuesto el hundimiento de la 20th Century Fox y de la Paramount Pictures.

El éxito, tanto de crítica como de público, abarcó también a la banda sonora compuesta por James Horner, autor también de la acertada orquestación de 'Braveheart', donde destacaba la balada "My Heart Will Go On", interpretada por la cantante, también de origen canadiense, Celine Dion .

Póster de la película, propiedad de Wikipedia.

El club asturiano que nació bajo la sombra del transatlántico
Aunque el fútbol había llegado a Asturias a finales del XIX, no fue hasta 1912 cuando se habla de la posibilidad de crear un club deportivo en la Pola de Laviana, una población de menos de 10.000 habitantes situada en la cuenca minera del río Nalón.

Aquel deporte de origen inglés junto con la catástrofe del hundimiento del Titanic, cuya noticia había llegado también a nuestro país -de hecho, siete de los supervivientes eran españoles-, hizo que la botadura del equipo de la parroquia se hiciera bajo la original denominación anglosajona de Club Titanic Sport, como homenaje al desastre ocurrido meses atrás.

Real Titánico, escudo

El rojo y blanco llega con el tren
Mucho antes, en el siglo XIX, el impuso del ferrocarril en España había movido a la nación hacia la modernidad. Primero fue la línea Barcelona-Mataró (1848) a la que siguió el tramo Madrid-Aranjuez (1851) –llamado el ‘tren de la fresa’- y una tercera red, con fines industriales, que comunicaba el mar con las minas de carbón: Gijón-Langreo.

El equipo lavianés escogió los colores rayados rojiblancos, a imagen y semejanza de la institución más antigua del Principado, el Real Sporting de Gijón (fundado en 1905). Una ciudad con la que mantenía un nexo de comunicación a través de las vías del ferrocarril trazadas desde el siglo XIX.

Jugadores del Real Titánico de Laviana.

El Titánico de Laviana, una historia de película
La accidentada historia del Titánico, que pasó a tener la denominación real desde 1922 por mediación del monarca Alfonso XIII y que tuvo que castellanizar su nombre tras la Guerra Civil Española, está al igual que la del transatlántico llena de naufragios y salvamentos con el objetivo de sortear obstáculos con forma de descensos o refundaciones que han hecho de este ‘centenario’ una fiesta de una institución que sobrevive un siglo después, tras emerger de las profundidades, navegando por el fútbol modesto asturiano.

viernes, 30 de noviembre de 2012

La Académica de Coimbra, cuna del fútbol ibérico

Portugal está vertebrada por un eje norte-sur que sirve de vía de comunicación para las dos ciudades más importantes del país, Lisboa y Oporto. Durante este trayecto, el turista se encuentra una de las paradas obligatorias en su viaje por tierras lusas, se trata de la monumental Coimbra.
Coimbra, río Mondego
Coimbra desde una de las márgenes del río Mondego.
Coimbra, una escalera al cielo
La ciudad está caracterizada por calles estrechas y empinadas que serpentean y suben al infinito, mientras multitud de escaleras y arcos decoran un camino que habla de su historia, un pasado romano y árabe que sirvió de cuna para las primeras dinastías de la monarquía lusa, honores que comparte con la coqueta Guimarães, y que le supuso recibir el título de capital del reino.

Arco de Almedina, Coimbra
Arco de Almedina, del siglo XII.
La Universidad de Coimbra
Pero por encima de todo ello destaca su Universidad, aula de multitud de portugueses y que es uno de los prestigiosos emblemas de Coimbra. Se trata de la primera institución académica del país, fechada en el siglo XIII, y una de las más antiguas del continente europeo, un listado encabezado por la de Bolonia que inició su actividad docente, aproximadamente, en el siglo XI.
Universidade de Coimbra
Aspecto de la Universidade de Coimbra.
Primer club ibérico de fútbol
No sólo Coimbra fue pionera en la educación, en el deporte también marchó un paso por delante de su tiempo cuando el 3 de noviembre de 1887 se creaba el primer club de fútbol de la península ibérica bajo el color negro de las capas estudiantiles. En aquel momento, un grupo de alumnos, de ahí el apodo de os estudiantes, fusionaban dos equipos de la ciudad, el Clube Atlético y la Academia Dramática, que hasta 1917 no pudo disputar su primer encuentro oficial como Académica de Coimbra.

El equipo de la Universidad
Sus primeros jugadores eran universitarios, un derroche de pundonor y energía en el campo fruto de su juventud y vitalidad, lo que los llevó a ganarse otro de sus ‘orgullosos’ apodos, el de briosa. Durante un tiempo se mantuvo el carácter estudiantil en la plantilla, incluso siendo los jugadores obligados a matricularse en la Universidad.

A pesar de que esta medida se ha perdido, el club nunca ha renegado de su origen entre pupitres y pizarras. De hecho, su primer presidente Luiz Antonio Gomes, fue un estudiante de Derecho que más tarde se convirtió en decano de la Universidad coimbrese y en la plantilla todavía se mantiene la tradición del canelao, una novatada recogida de los patios de recreo y que consiste en el clásico pasillo de ‘bienvenida’.


Coimbra se siente igualmente orgullosa tanto del reconocimiento de su equipo de fútbol como de la reputación y categoría de la actividad docente que emana de sus aulas, y es que la vida de ambos está entrelazada. El escudo de la Académica, un nombre muy apropiado, está compartido con la asociación de estudiantes. Se trata de un emblema con la silueta de la torre del reloj que marca el camino de este decano del fútbol portugués.
Academica de Coimbra

La capa negra estudiantil como equipación
El solemne tono negro sirve, junto al blanco, de colores para la equipación de la Académica. Una idea recogida del atuendo de los universitarios que a pesar de la sobriedad de sus capas inundan con alegría una ciudad que rebosa de animación durante el calendario lectivo y que vive y se mueve al ritmo que marcan los estudiantes que son parte de la hinchada del club, denominada desde 1985 como la ‘Mancha Negra’ y que, como no podía ser de otro modo, acude al Cidade enfundados en sus capas que utilizan como improvisada alfombra para la salida de los jugadores del club y de la ‘Seleçao’ cuando juega en la cuna del fútbol luso.


El profesionalismo en el deporte estuvo a punto de acabar con la magia del equipo que terminó entrando en el juego del mercado e hizo desligar a la entidad de la vida de la facultad. La firma del acuerdo entre la Universidad y el club, junto a la llegada de la ‘Mancha Negra’, marcó un nuevo comienzo para la entidad en la década de los 80.


El 'segundo equipo' de Portugal
Toda esta filosofía ha hecho que la entidad nacida en las orillas del río Mondego ocupe el corazón de muchos portugueses que pasaron gran parte de su juventud por sus agitadas calles. La popularidad de la Académica camina por detrás de los ‘tres grandes’ del fútbol luso.


Los clubes más exitosos y con más seguidores en el país vecino están representados por tres animales (águilas, dragones y leones) y otros tantos colores: rojo para el Benfica, azul para el Porto y verde para el Sporting. Todos ellos cuentan con una mancha negra en Coimbra. Un club con un pequeño palmarés a su espalda, con sólo dos Copas, pero con una gran historia detrás que sirvió de escuela para jugar al fútbol en la península ibérica en un remoto noviembre de 1887.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Celtic-Rangers y Hibernian-Hearts: Los derbis políticos-religiosos de Glasgow y Edimburgo

La preciosa Edimburgo, capital de Escocia, puede rivalizar con cualquier otro destino turístico como uno de los reclamos más atractivos de Europa. El castillo, enclavado en una roca, parece vigilar la actividad de una ciudad que además de estar dividida en dos áreas: la old town y la new town, futbolísticamente también se encuentra fragmentado en sendas partes: el Hearts y el Hibernian.

Edimburgo, desde Calton Hill
La ciudad parece posar ante la cámara desde Calton Hill.
El 'Old Firm' paraliza Escocia
Sin embargo, los clubes más populares del país se encuentran en Glasgow, la ciudad más poblada de Escocia, cuyos equipos han monopolizado tradicionalmente los éxitos de la liga doméstica. Un éxito que se ha traducido en una dictadura de títulos.

Tanto el Rangers FC (1872) como el Celtic FC (1888) disponen del mejor palmarés a razón de: 43 ligas y 35 copas para los 'chicos' de verde por 54 ligas y 33 copas para sus vecinos de azul. Los enfrentamientos entre ambos clubes paralizan toda la nación, un derbi que es conocido popularmente como el Old Firm.

La aventura europea de estas instituciones ha sido menos triunfal, aunque los 'Bhoys' todavía sonríen por la gesta de 1967 cuando se alzaron en Lisboa con la orejona, primer club británico que conseguía una Copa de Europa, mientras que los de Ibrox Stadium ofrecían una réplica, menos ruidosa, con la Recopa de 1972.

Glasgow Rangers

La rivalidad político-religiosa de Glasgow
La rivalidad no sólo abarca el aspecto deportivo sino que llega a otros ámbitos como la política y la religión. El Celtic es republicano y católico mientras que el Rangers es unionista y protestante, esta idiosincrasia de ambas instituciones ha generado feligreses de más allá de sus fronteras, como la República de Irlanda y las zonas católicas de Irlanda del Norte para el Celtic e Inglaterra y la parte anglicana de la isla irlandesa en el caso del Rangers.

Un detalle que se puede apreciar en las banderas mostradas por ambas aficiones en sus distintos enfrentamientos destacando la tricolor irlandesa en la afición del Celtic o la union jack -colores usados también en la camiseta del Rangers- por encima de los emblemas escoceses como el cardo (debido a la centenaria leyenda), la Cruz de San Andés o el león rampante (utilizado por la federación de fútbol), todos ellos símbolos nacionales que quedan ligeramente apartados.


Celtic Football Club
El Celtic nació en 1887 por obra de un sacerdote irlandés que pensó en un club deportivo que consiguiera ingresos para la maltrecha comunidad católica que se encontraba en un situación precaria. El origen celta del religioso proporcionaron el nombre a la nueva entidad que se tiño de color verde por la devoción a San Patricio, tono extraído del trébol que mostró el patrón siglos atrás, cuatro hojas que pasaban a ser uno de los iconos de la entidad de Glasgow.


Rangers FC
La centenaria vida del equipo de Ibrox Park se paró de golpe en julio de 2012 cuando 25 de los 30 clubes pertenecientes a la SPL (Scottish Premier League) ejercieron de verdugos en el descenso de la entidad más laureada del país a la Third Division, cuarto nivel del fútbol escocés. La última cuerda en la que se sostenía el Rangers terminó ahogando a la institución, una soga hecha con las deudas con la Hacienda y la imposibilidad de pagarlas que ha llevado a este histórico equipo a empezar desde el pozo con otro nombre. Una nueva vida alejada de su archirival y momentánemente de la posibilidad de seguir sumando títulos de Liga, un palmarés que asciende a 54 entorchados y que lo han convertido en la entidad más galardonada del mundo a nivel de trofeos nacionales.

Rangers contra Hearts en Ibrox Park, foto realizada por Alex Champman

El Old Firm pues, enfrenta a los dos equipos más importantes de Escocia que hasta esta fecha han disputado un total de 375 encuentros, con 149 victorias para Rangers, 134 triunfos del Celtic y 92 empates. Un duelo que se inició en un lejano 6 de septiembre de 1890, con victoria de los 'Bhoys' 1-0 sobre los 'Gers' y que vivió su más trágico capítulo en año nuevo de 1971, fecha tradicional dentro del calendario para celebrar el derbi de Glasgow, cuando 66 personas dejaban la vida en los accesos del estadio a pocos minutos de terminar el encuentro.

Esta rivalidad basada en el sectarismo, es decir discriminar u odiar por ser de determinado índole político o religioso, vivida por el Celtic y Rangers tiene su reflejo en Edimburgo donde dos clubes, Hibernian y Hearts, separan a sus habitantes por el credo e ideología.

Heart Of Midlothian
Heart Of Midlothian F.C., o simplemente Hearts, es una institución nacida en 1874 usando el nombre y el símbolo del corazón de Midlothian, un emblema situado en el adoquinado de la arteria principal de la vieja ciudad, la Royal Mile, que representa la ubicación de la antigua cárcel, cerca de la catedral de St.Giles, y que guarda la curiosa tradición de ser escupida por los edimburgueses a su paso.

catedral de St.Giles, Edimburgo
Catedral de St.Giles, en la Royal Mile de Edimburgo.

Estadio y escudo del Hearts
Su estadio, el Tynescastle, está situado en la zona oeste de la ciudad y lleva siendo desde el el año 1886  el hogar de los mermeladas, apodo debido al color granate de la equipación. El Hearts es considerado como la entidad con la que se identifican los protestantes de la capital y recientemente está vinculado con el poder económico del Báltico, de la familia Romanov. Una alianza que pretende elevar el prestigio, y reducir las deudas, de este club.

escudo del Hearts

En las gradas del feudo del Hearts es normal que aparezcan banderas de la Union Jack y cruces de San Andrés, que en vez de utilizar el blanco sobre azul, usan el blanco sobre granate, de igual manera que sus vecinos, los hinchas del Hibs, transforman la enseña nacional con el verde y blanco.

El patriotismo del Hearts
La Primera Guerra Mundial (1914-18) quebró la notable trayectoria del equipo que bailaba entre el subcampeonato y el tercer puesto. El fútbol quedaba desplazado a un segundo plano por el conflicto y pasaba a ser enjuiciado por parte de los ciudadanos que no veían con buenos ojos disfrutar del deporte mientras los soldados arriesgaban su vida. La competición no se paró, pero el Hearts dio un ejemplo de patriotismo alistándose voluntariamente 16 jugadores de su plantel, 7 morirían en combate, junto a cientos de hinchas que secundaron la decisión. La ciudad de Edimburgo erigió, posteriormente, un monumento al club y a sus seguidores por este gesto (el 'memorial de Haymarket').
Primer capitán del Hearts.
Palmarés del club
Las vitrinas del Hearts no tienen la amplitud de los conjuntos de Glasgow que han convertido en los últimos años la competición escocesa en una duopolio. El Aberdeen de sir Alex Fergusson fue el último osado en romper la hegemonía de Rangers y Celtic, que ahora tiene la autopista libre para acortar la distancia de títulos de los protestantes.

El Hearts tiene 4 entorchados ligueros (1895, 1987, 1958 y 1960), un escaso manjar para los mermeladas que han podido saciar su hambre con el torneo del K.O., donde suman 8 copas (1891, 1896, 1901, 1906, 1956, 1998, 2006 y 2012).

Celtic vs Hearts, partido de Copa de 1912.

La final de Copa de 2012: El derbi de Edimburgo
La Copa de Escocia, conocida como la Scottish Cup y por temas de patrocinio actualmente se llama William Hill Cup (contrato que expira en 2014), es el torneo más antiguo del mundo. Se creó en 1874, año en el que se proclamó campeón el decano del foot-ball escocés, el Queen’s Park (1867), mítico club de Glasgow que todavía conserva el aura amateur y que juega en el legendario Hampden Park, sede habitual tanto de esta competición como de la selección de fútbol escocesa. Dicha federación fue la segunda del mundo en crearse (1873), tras la inglesa, motivo que le permite tener su representación futbolística aunque carezca de independencia nacional.

Hampden Park de Glasgow, foto subida por el usuario Pommes104 (Bernd Jatzwauk).

De las 127 finales de Copa, sólo en dos ocasiones han coincidido los clubes de Edimburgo, la remota cita de 1896 (3-1, a favor del Hearts) y la segunda en esta última edición de 2012, un partido que llevaba 116 esperando y que concluyó con una abultada victoria de los Maroons (otro apodo del club, marrones) por 5-1.
 
Si la Liga ha terminado siendo un coto pequeño reservado a pocos equipos, 11 vencedores diferentes en toda la historia que se han reducido a dos contendientes desde 1985, la Copa ha servido para reverdecer los laureles a los históricos del país que superan la veintena los conjuntos que han levantado el trofeo. Una lista, que para variar está comandada por los equipos de Glasgow: Celtic (35), Rangers (33), Queen’s Park (10), Hearts (8) y Aberdeen (7).

La Copa de Escocia, foto subida por Isaac Freeman
Hibernian Football Club
La antigua Roma denominaba como Britania e Hibernia a las islas del Oceanus Altlaticus. La menor de ellas recibía el nombre de Hibernia, cuyo origen puede deberse al crudo invierno con el que asolaba la isla o a una de las tribus celtas que la habitaban. No fue nunca parte del imperio romano pero contrariamente a lo que se pensaba sí parece que existieron vínculos y relaciones entre los habitantes de Hibernia y el vasto territorio de Roma.

Un bautismo de color verde
El club nació en 1875 dentro de la comunidad irlandesa que habían emigrado a Gran Bretaña obligados por la gran hambruna de la patata que asoló Irlanda a mediados del XIX. Los fundadores del club otorgaron el nombre romano de su territorio al equipo y cierta simbología del país de la ‘isla esmeralda’, como el tono verde de San Patricio para la camiseta (con unas originales mangas blancas) y en el escudo colocaban dos de los símbolos de la ciudad (el castillo y el barco) y un tercero, el arpa, que hacía mirar al equipo hacia las raíces celtas, ya que en la antigua Éire ese instrumento musical gozaba de un gran papel e importancia en la sociedad. Una mirada que en algunos momentos dejó de realizarse en un intento de los dirigentes por desligar al Hibernian de este vínculo con Irlanda.

escudo Hibernian, Hibs

Palmarés del club
El rol del Hibernian en la competición escocesa es secundario. Su arpa y su nombre no tocan música celestial desde hace mucho tiempo, con el paréntesis de la Copa de la Liga de 2007, dentro de su pequeña vitrina de trofeos compuesta por 4 Ligas escoseas (1903, 1948, 1951 y 1952) y 2 Copas (1887 y 1902) que se remontan a épocas muy pasadas del club, cuando los ‘5 famosos’ (The Famous Five) con su fútbol alegre llevaban la felicidad a la parte verde de la ciudad, a Easter Road.

Easter Road

En la actualidad, la temporada está completa si se vence a sus vecino y más si el resultado es abultado. De los 311 encuentros del clásico de Edimburgo, Hibs lleva una desventaja de 85 victorias frente a 138 derrotas en duelos oficiales. Aunque de todos los triunfos, posiblemente los más celebrados son dos: el de año nuevo de 1973, con un contundente 0-7, y el de octubre de 2000, denominado como 'el del Milenio', con victoria de los hombres de verde por 6-2

Un club pionero en muchos aspectos
El Hibs puede también alzar la voz y sacar pecho al recordar que fue la primera entidad profesional británica que realizó giras de exhibición, que los llevó por Sudamérica, e incluso sentirse precursor por estrenar la publicidad en las camisetas de un conjunto escocés, pero de lo que se sienten más orgullosos es que fue el primer club de las islas que participó en una competición continental, fue en la edición inaugural de la Copa de Europa (1955-56) con un papel destacable que acabó en semifinales, tras superar dos rondas, ante el por entonces poderoso Stade de Reims de Raymond Kopa que fue dos veces finalista del torneo en el que el Real Madrid mostró a Europa todo su poder por cinco ocasiones consecutivas.


La casualidad, el azar o la intencionalidad hicieron que el primer derbi de Edimburgo estuviera marcado por una fecha tan cristiana como el día de Navidad. En este estreno de la rivalidad entre Hearts y Hibs, los protestantes vencieron por 1-0. Era el año 1875 y el fútbol veía nacer a uno de los enfrentamientos más longevos y pasionales entre clubes de una misma ciudad, sin el sectarismo religioso tan agudo de Glasgow pero con el mismo odio hacia los colores del rival que encontraron eco en la literatura con Irvine Welsh y su obra, llevada al cine, 'Trainspotting'. Un derbi de película que divide a los habitantes de la hermosa Edimburgo.

martes, 13 de noviembre de 2012

30 años de trueno; 30 años de sudor, sangre y cuero. Tres décadas de Blackie Lawless y los W.A.S.P.

El 21 de septiembre de 1982 una banda de heavy-metal llamada W.A.S.P., cuyo significado nunca ha sido desvelado, realizaba su primer concierto en el Troubadour de Los Angeles. El grupo llevaba formado desde 1978 bajo la figura principal de su cantante, el neoyorquino Steven Edward Duren, conocido artísticamente como Blackie Lawless.

California afila sus guitarras
La agresividad a la hora de ejecutar los temas, las escandalosas actuaciones y la teatralidad de su puesta en escena (heredada de Alice Cooper y de Kiss, donde mantenía una extraordinaria relación, casi fraternal, con Ace Frehley), fueron los reclamos de W.A.S.P. para conquistar al público y a la industria musical, unos contratos que se acumularon como metales ante la cercanía del imán, en especial en el 'estado dorado' de California. En 1984, un corto pero intenso trabajo discográfico iniciaba la carrera de uno de los nombres más representativos del heavy.

logo de W.A.S.P. 30 years, 1982-2012

California se convertía en la década de los 80' en una cantera extraordianria de históricas bandas del hard-rock: Mötley Crüe, Ratt, Guns N' Roses, Quiet Riot o L.A. Guns y servía de cuna, como ya lo había hecho con el punk melódico instaurado por los Bad Religion, para el estilo que había nacido con la misión de revolucionar y acelerar el metal, el thrash que comenzaban a practicar tres de los cuatro grandes: Slayer, Megadeth y Metallica.

30 años de W.A.S.P.
El año 2012 ha servido a Blackie Lawless para echar la vista atrás y hacer balance no a la carrera de la formación, que asciende a los 14 álbumes de estudio, sino a los años más exitosos del grupo, aquellos pertenecientes a la etapa donde el cuero, el sudor y la sangre se entremezclaban.

El repertorio utilizado durante esta gira también quería rendir homenaje a uno de los discos más redondos y trabajados en los que el perfeccionista Blackie Lawless pasó gran tiempo preparando la que quería que fuera su obra culmen, una ópera-rock denominada 'The Crimson Idol' que celebraba su vigésimo cumpleaños.

Crimson Idol

El concierto de la Riviera, Madrid (9 de noviembre de 2012)
El espectáculo prometido, de más de dos horas de música con fuegos de artificio, se quedó en un efectivo show de hora y tres cuartos con una gran elección de viejos clásicos que aparecían atropelladamente ante un escenario decorado con el logotipo de la gira que cubrían tres pantallas donde se mostraban los vídeo-clips.

escenario de W.A.S.P.
Primer tercio: los viejos himnos
Durante el primer tercio del concierto, el cuarteto utilizó principalmente temas del primer disco, de título homónimo y editado en 1984, un álbum con el que los angelinos sedujeron con su estilo directo, muy digerible y pensado para ser escuchado en vivo merced a sus melódicos y pegadizos estribillos.

Sonaron en esta primera parte:
  • On Your Knees, 1984
  • The Torture Never Stops, 1984
  • The Real Me (versionando a los The Who), 1989
  • L.O.V.E. Machine, 1984
  • Wild Child, 1985
video
El punto más sensible de la actuación llegaba con un medley de dos de sus temas más intimistas de la primera época de W.A.S.P., el delicado medio tiempo del Sleeping (In The Fire) que se fusionaba brillantemente con el final de la sentida Forever Free, escrita para una persona muy cercana a Blackie que falleció en la carretera.
  • Sleeping (In The Fire) / Forever Free 1984, 1989
  • The Headless Children 1987
  • I Wanna Be Somebody 1984
The Headless Children y I Wanna Be Somebody eran los temas encargados de cerrar el primer bloque del repertorio, pertenecientes a la etapa más sucia y gamberra de W.A.S.P., un descenso a los infiernos como consecuencia de todos los excesos cometidos por la dupla formada por Blackie Lawless y su antiguo guitarrista, Chris Holmes, quienes representaron una parte del lado demoníaco y pervertido del rock de los 80, tan temido por la gran América puritana como atractivo para una juventud ansiosa de degustar nuevas sensaciones prohibidas que los terminó adorando.

W.A.S.P., en Madrid, 2012, Riviera
Segunda parte: El ídolo carmesí
La llegada de los '90 supone la marcha de Holmes y la continuación del elaborado camino musical marcado en 'The Headless Children' (1989). Tras tres años de dura creación y composición, Lawless vuelve en 1992 con un nuevo disco, mucho más maduro que sus predecesores, en el que destacaban la labor compositiva, la riqueza instrumental y la grandiosidad argumental con una temática conceptual propia de las ópera-rock ideadas por los Who.

El set del 'Crimson Idol' arrancó con la orquestación del The Titanic Overture, un tema alegórico que presagia el dramático final de Jonathan, nombre del protagonista y piedra angular del disco. El grupo se esforzó por condensar los mejores temas mientras los vídeos en las pantallas poníán los rostros a la tragedia del personaje: su crecimiento e incomprensión en el hogar paterno hasta su caída en el mundo de la música como un ídolo de masas. Una fábula, con toques autobiográficos, que muestra los entresijos del rock y la vida de los artistas más allá de los escenarios.

Sonaron:
  • The Titanic Overture
  • The Crimson Idol Medley (The Invisible Boy / I Am One / The Gypsy Meets The Boy)
  • The Idol
  • The Great Misconceptions Of Me 
Crimson Idol tour 2012
Tercer acto: sorpresa y punto final
Tras un parón ofrecido por un solo de batería, Blackie volvió a la carga con otro tema del 'Crimson Idol', un regalo inesperado dentro del guión preestablecido, el aplaudido Chainsaw Charlie (Murders in the New Morgue) que cerraba definitivamente el homenaje al Crimson Idol, una pieza de orfebrería y una muestra del mejor heavy-metal que presentó al mundo a un Blackie intimista y profundamente poético con frases tan magistrales como las siguientes.

The Gypsy Meets The Boy
She said, do you see what I see?, be careful to choose
Be careful what you wish for, cause it may come true
When I lay the card down will it turn up the fool?
Will it turn up sorrow? If it does then you lose

The Idol
If I could only stand and stare in the mirror could I see
One fallen hero with a face like me?
And if I scream, could anybody hear me?
If I smash the silence, you'll see what fame has done to me
Kiss away the pain and leave me lonely
I'll never know if love's a lie
Ooh - being crazy in paradise is easy
Do you see the prisoners in my eyes?

The Great Misconceptions Of Me
Welcome to the show the great finale's finally here
I thank you for coming into my theatre of fear
Welcome to the show, you're all witnesses you see
A privileged invitation to the last rights of me

El antepenúltimo tema de la noche suponía una breve concesión dentro de un repertorio en el que sólo se habían asomado cortes de sus cinco primeros proyectos. Heaven's Hung In Black, perteneciente al 'Dominator' de 2007, aparecía como otro de los ejemplos de un Lawless que con los años se ha sensibilizado (también se ha cristianizado) y que en este caso mostraba los horrores de la guerra, parafraseando a Lincoln en su discurso tras la violenta y feroz batalla de Gettysburg (1863).

W.A.S.P. con el mítico micrófono Elvis, valorado en 10.000 $ y fabricado por Disney.
Y es que la discografía de W.A.S.P. ha sido tan variada como los cambios de miembros en su formación: del tono oscuro del 'Still Not Black Enough' al acertado, e infravalorado, acercamiento a la música industrial con el crudo 'K.F.D.', pasando por discos más convencionales que siempre dejaban extraordinarias joyas como: Into The Fire o Hallowed Ground, un precioso y sincero homenaje a las víctimas del 11-S escrito por un reconocido patriota como Lawless.

Como viene siendo habitual, la divertida y participativa Blind In Texas cerraba el setlist y devolvía al público a la magia de los orígenes de la formación, a la etapa más desenfadada y alegre para un público que había disfrutado aunque no hubiera ni los fuegos de artificio previstos, ni las dos horas y media prometidas, ni las escenas turbadoras del pasado. Pero es que Blackie ha cambiado, ya no es un niño con un gran ego que pretendía ser la estrella más grande del rock, ahora es un ídolo carmesí que está a punto de llegar a los 60 años, algunos de los cuales los ha hecho cubierto de cuero, sudor y sangre, sirviendo a su gran creación, unos W.A.S.P. que han cumplido 3 décadas. Felicidades sr. Lawless.

"I don't wanna be, I don't wanna be the Crimson Idol of a million eyes. Long Live The King Of Mercy".

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...