lunes, 21 de diciembre de 2015

Tregua de Navidad: Un cuento navideño con balón de fútbol

Sarajevo, Primera Guerra Mundial, Austria-Hungría,
El atentado perpetrado por un estudiante bosnio en junio de 1914 en Sarajevo contra el archiduque Francisco José I, heredero al trono de Austria-Hungría, y su esposa Sofía, precipitó el inicio de la I Guerra Mundial, cuyo trasfondo era principalmente económico y territorial, debido al choque de los imperios por acceder a las materias primas y poseer las mismas regiones.

La Gran Guerra, llamada de este modo por afectar a numerosos países y por desarrollarse en varios continentes, duró desde verano de 1914 hasta finales de 1918 con un balance total de diez millones de muertos y aproximadamente más de veinte millones de heridos.

Algunas de las batallas más duras ocurridas en la historia de la humanidad tuvieron lugar en este conflicto armado que iba descosiendo poco a poco a Europa: Somme, Verdún, Jutlandia, Ypres...

Los participantes iniciales de esta contienda eran por un lado Francia, Reino Unido y Rusia -a los que se sumaron Serbia, Bélgica, Japón...- enfrentadas a la denominada como Triple Alianza -Alemania, Austria-Hungría e Italia, el cual pasó a ser neutral con el estallido de la guerra y finalmente cambió de bando. A ellos se adhirieron, con el paso de los años, el imperio otomano y Bulgaria.

La tregua de Navidad
El invierno de 1914 fue el primero vivido bajo el peso de la guerra, todavía con la falsa promesa de que el conflicto iba a ser breve, una sensación que se había desvanecido a medida que la sangre y la nieve cubría el frente de ataque.

El 24 de diciembre, en Ypres (Bélgica), los soldados británicos habían recibido el aviso de sus Altos Mandos de no relajarse con el enemigo y vigilar sus movimientos porque se presuponía que realizarían una ofensiva para esa fecha o Año Nuevo.

Uno de los soldados escoceses, dedicado en aquella noche a realizar tales labores de vigilancia, fue el que dio la alerta sobre la extraña actitud de los alemanes, los cuales estaban iluminando sus posiciones, facilitando la situación de los mismos. Toda una temeridad en tiempos de guerra.


No solo eso, el silencio fue roto por el 'Noche de Paz', un villancico austriaco que tiene un significado universal y que fue replicado por el lado británico con su propia versión en inglés, cuando comprobaron que las luces que provenían del otro lado eran velas colocadas en los árboles, cortesía del Teniente alemán Zehmisch.

La mañana siguiente, el día de Navidad, la relajación se apoderó definitivamente cuando varios soldados alemanes adelantaron sus posiciones, no para atacar o disparar sino para ofrecer algunos de los árboles navideños. Tal gesto fue correspondido con intercambio de los escasos víveres que disponían: cigarrillos, alcohol, chocolate y viejas fotos se intercambiaban de manos.

La tregua ofrecida permitió enterrar a los fallecidos y disfrutar de unos momentos de descanso donde un balón de fútbol celosamente guardado por uno de los soldados en la trinchera fue el responsable de perpetuar el buen ambiente con un partido repleto de magia.

Era un encuentro casi sin reglas, con equipos interminables y porterías compuestas por cascos que hacían de improvisados palos y un firme que distaba mucho de ser llamado césped, poco importaba en aquel duelo que logró aparcar la guerra por un instante.

"Mi nombre es Tom Palmer y soy soldado escocés del Imperio Británico. Solo tengo una orden: matar alemanes. Y hoy, día de Navidad de 1914, he jugado al fútbol con ellos".

Tregua de Navidad, 1914, Bélgica, Ypres, Belgium, Daily Mirror,

Este partido no fue el único que se disputó en la Gran Guerra, aunque sí es uno de los que más referencias hay debido al gran número de cartas escritas por los soldados a sus familiares que todavía se conservan.

La tregua de la Navidad se repitió en distintos focos del frente, con mayor o menor intensidad, llegando a durar este momentáneo alto el fuego más allá de enero, casi hasta febrero en algunos casos. Un breve paréntesis de paz en una de las más crueles guerras.

Un siglo del partido de Navidad
Una cruz recuerda el punto exacto donde se produjo este peculiar partido de fútbol que según algunos historiadores terminó 3-2 a favor de los germanos, aunque el resultado es quizás lo menos importante de esta victoria de la cordura sobre la locura de la guerra.

En la cruz se lee la inscripción:
Tregua de Navidad, 1914, Bélgica, Ypres,
La tregua de Navidad de Khaki Chum
1999
85 años
No olvidar.


El máximo organismo del fútbol europeo, la UEFA, aprovechó la celebración el año pasado del centenario de este encuentro para rendir un homenaje póstumo a los participantes y al espíritu de fraternidad que se vivió.

La FIFA y la Premier League han proyectado en varias ocasiones construir un estadio sobre el mismo escenario, en el cual se celebra desde hace tres años un campeonato infantil con clubes alemanes, belgas y franceses.

Michel Platini acudió el año en el que se cumplía el centenario para inaugurar un monumento en esta zona rústica de Bélgica donde una escultura de un balón sobre un pedestal rememora este hecho histórico.

La tregua de Navidad se hace eterna con el cine y la música
El cine reflejó la 'Tregua de Navidad' con el film 'Joyeux Noël', largometraje francés de 2005 que fue incluso nominada al Oscar y al Globo de Oro como mejor película de habla no inglesa.

Mientras que en la música Paul McCartney recreó la trama en el videoclip Pipes Of Peace. Otros músicos procedentes de Liverpool, The Farm, hicieron que su single de 1990 All Together Now, con letra basada en este histórico acontecimiento, se volviera en su éxito más popular y en uno de los cánticos incluidos como tema oficial de la Euro 2004 y el Mundial 2006.

En 2014 el tema fue reinterpretado con coros formados por niños alemanes e ingleses, procedentes de la Premier y de la Bundesliga, para recordar este suceso que, a tenor de las últimas investigaciones fruto de una carta enviada por Willie Loasby, podría haber sido acordado y no haber surgido de forma tan espontánea, aunque eso no quita para que siga siendo un bonito cuento de Navidad con un balón de fútbol como protagonista.

¡Feliz Navidad!

viernes, 4 de diciembre de 2015

Rock y fútbol: Las pasiones futbolísticas de los músicos

El rock y el fútbol son dos tipos de entretenimientos que mueven grandes masas de público y que no solo coinciden cuando comparten un mismo espacio, como las veces que se usa un estadio como recinto, sino también cuando algún deportista declara su pasión por algún grupo o cuando algún músico muestra su amor por unos colores.

Terry Butcher, David De Gea, Slaven Bilic, Daniel Agger, Germán Burgos, Tomáš Rosický o Petr Cech son algunos de los jugadores con gustos rockeros, también palpable era la devoción del alcalaíno Manolo Alfaro, el cual mostraba una camiseta de AC/DC cuando marcaba para el Hércules o el argentino Dario Dubois, quien salía con la cara pintada al césped como un cantante de black metal.

Reconocer ciertos amores futbolísticos es complicado porque puede hacer perder seguidores, por eso no siempre es fácil mostrar públicamente los gustos. Estos son los 'valientes' que se enfundaron la camiseta de su querido club.

Rock, gol, fútbol, guitarra,
El bajista de la banda inglesa de heavy metal jugó en las divisiones inferiores del conjunto londinense. Los colores granates y celestes de los 'hammers' son habituales en la indumentaria de Harris, así como distintos homenajes en cada disco, en especial el álbum 'Virtual XI', donde aparecían entremezclados los componentes del grupo en una foto junto a la plantilla del equipo o en la portada del 'Somewhere In Time', en la cual el West Ham United se imponía al Arsenal en una imaginada goleada futura ante uno de sus rivales en la capital.

    Elton John además de ser aficionado del modesto Watford inglés, se convirtió en presidente de la institución, logrando que pasaran de disputar la cuarta división a ser equipo de Primera y plantarse en una final de F.A. Cup. En su honor, uno de los graderíos del estadio Vicarage Road lleva su nombre.
    Al igual que Iron Maiden, los Sabbath son otro de los referentes de la historia del heavy metal. El histórico grupo surgido en Birmingham tiene a Ozzy Osbourne como uno de sus miembros más distinguidos y al ex bajista Geezer Butler, también natural de Birmingham, como dos de los más reconocidos seguidores de los 'villanos'.

    •  AC/DC, entre Newcastle y Rangers
    El combo australiano tiene disparidad en cuanto a gustos futbolísticos. Por un lado, Brian Johnson, que reemplazó al difunto Bon Scott al micrófono, profesa su admiración por el Newcastle, mientras que los hermanos Young, Angus y Malcom, se decantan por su ascendencia y escocesa y de ahí su nexo con el Rangers de Glasgow.

    El líder de la formación de hard rock The Cult reconoció en una entrevista su simpatía por los 'toffees', aunque especificó que no es un gran fanático ni al Everton ni al fútbol.

    •  The Beatles y el fútbol
    De todos los miembros de los Beatles, Paul fue el único que mostró más claramente su inclinación hacia los tonos azules que a los rojos dentro de esa amistosa rivalidad que divide la ciudad de Liverpool.

    WBA, West Bromwich Albion,Si bien, John Lennon hizo que un dibujo suyo hecho con once años sobre el único gol de la final de F.A. Cup entre Newcastle y Arsenal de 1952 se convirtiera en parte de la portada del 'Wall And Bridges' (1974).

    El guitarrista y cantautor inglés con pasado en formaciones como Yardbirds y Cream apareció en la contraportada de 'Backless' con una bufanda del WBA.

    Wolverhampton, Wolves,Otro mito eterno del rock, como Robert Plant, voz de Led Zeppelin es hincha del Wolverhampton, uno de los acérrimos rivales del West Bromwich Albion.

    • Deep Purple, entre QPR y Arsenal
    Hablando de leyendas del metal, hay que mencionar a Deep Purple y a dos de sus grandes pilares, Roger Glover e Ian Gillan, quienes difieren sus funciones en la banda y en sus clubes de fútbol, siendo Arsenal y QPR sus respectivos amores.

    • Who, Pink Floyd y Rolling Stones, unidos por los cañones del Arsenal
    Roger Daltrey, de los Who, junto a David Gilmour -Pink Floyd- y Roger Waters, antiguo componente de los Pink Floyd, comparten, además de un lugar en el Olimpo del rock, los colores rojiblancos del Arsenal. A ellos se suma otra leyenda de la música como Mick Jagger, habitual en el Emirates cuando las giras interminables de los Rolling Stones se lo permite.

    El fútbol para Pink Floyd ocupa un lugar tan importante como para Iron Maiden y es que ambas formaciones coinciden en su fervor por el balón y el placer de disputar partidos durante sus respectivas giras.

    •  Pete Doherty, QPR
    El 'enfant terrible' de la música británica tiene entre otras adicciones la de la equipación blanquiazul del QPR londinense. El fundador del combo indie The Libertines incluso llegó a dedicar un tema al delantero Charlie Austin.

    • Def Leppard, en la cuna del fútbol
    El quinteto no tiene unanimidad a la hora de enfundarse la bufanda del equipo. Se debaten entre dos de los clubes de Sheffield, ciudad que vio nacer el fútbol: Sheffield Wednesday y Sheffield United

    El guitarrista Rick Savage jugó en las divisiones inferiores del United, a pesar de su predilección por el Wednesday. Mientras que el cantante Joe Elliot es seguidor del United.

    En el único apartado donde los hermanos Gallagher, Liam y Noel, no se peleaban era a la hora de defender los colores celestes del Manchester City. El proyecto musical de ambos, Oasis, tuvo el privilegio de tocar en los mejores escenarios del planeta, incluyendo dos de los estadios que sirvieron de casa para los 'citizens', tanto Maine Road como el City of Manchester Stadium, actualmente conocido como Etihad.
     
    El cantante Rod Stewart es el principal abanderado del Celtic, pero no el único. Al compositor británico se le unen dos de las bandas más famosas de Glasgow, Gun y Simple Minds, en este triángulo de fans rockeros de los 'bhoys'.

    Las raíces irlandesas del Celtic hace pensar que Bono, de U2, esté también en la lista de aficionados de honor verdiblancos.

    Pocos países en el mundo tienen la pasión por el fútbol que posee Brasil. Por ello, su mayor exponente dentro la música más extrema, Sepultura, no era de extrañar que tuvieran guiños con el deporte.  De hecho, una pequeña parte del merchandising del grupo de metal era amarillo y verde, en vez del habitual negro, a imagen y semejanza de la camiseta de la selección de fútbol.

    Además, los dos hermanos Cavalera, Igor y Max, son 'torcedores' del equipo más verde de Sao Paulo, el Palmeiras. Una devoción que ha terminado contagiado al estadounidense Mike Patton, cantante de Faith No More.

    Pero no todos los miembros de Sepultura han sido incondicionales de Palmeiras, Paulo Jr sigue a Atlético Mineiro y Andreas Kisser es hincha de Sao Paulo.

    • St. Pauli es sinónimo de rock
    St. Pauli, Hamburgo, Sankt Pauli, La idiosincrasia del St Pauli, con su ideología antirracista y progresista, ha despertado muchas simpatías en el rock, con el que guarda muchos vínculos, empezando por la música que suena en el estadio -Hells Bells de AC/DC cuando saltan al campo o Song 2 de Blur cuando anotan- y terminando por la nómina de bandas relacionadas directa o indirectamente con la entidad hamburguesa.

    Los noruegos Turbonegro variaron su célebre I Got Erection para usarlo como himno oficioso del St. Pauli, mientras que los reyes del punk, Bad Religion, nunca ocultaron su debilidad por el conjunto marrón. Una sensación compartida por los alemanes Guano Apes, cuya cantante suele lucir la calavera que los identifica, y también por Die Ärzte o Helloween, naturales de Hamburgo y en cuya última gira lucía una bandera pirata rumbo a los camerinos.

    Otro gran enamorado del St. Pauli es el 'frontman' Andrew Eldritch, quien en muchos de los tours de Sisters Of Mercy exhibió algunos de los símbolos relacionados con el equipo del barrio rojo.

    •  Wayne Hussey, Sisters Of Mercy & The Mission
    Andrew no era el único miembro del grupo gótico Sisters Of Mercy entusiasta del balón. Wayne Hussey, guitarrista con los Sisters y más tarde fundador -y cantante- de The Mission llegó a dedicar al Liverpool el tema Draped In Red tras la sufrida consecución de la Champions en 2005 ante el Milan. 

    •  Die Toten Hosen y Fortuna Düsseldorf
    Die Toten Hosen, Fortuna Dusseldorf,Es una de las relaciones más íntimas que se pueden encontrar entre un grupo musical y un club de fútbol. Los 'Hosen' son una de las bandas de punk más famosas y exitosas en Alemania. Su vínculo con el Fortuna es tan estrecho que llegaron a esponsorizar al equipo cuando sufrió una de sus múltiples bancarrotas.

    Campino, cantante y uno de los ideólogos del combo, tampoco esconde sus fobias futbolísticas, las cuales quedan demostradas a través de la canción Bayern, dedicada al conjunto bávaro o sus filias, como en el vídeo Tage Wie Diese, el cual se canta en las gradas de Düsseldorf.

    Si hubiera que situar un podio con los tres músicos más apegados a un balón, no habría duda de que uno de los tres puestos estaría ocupado por Bob Marley. La imagen del jamaicano golpeando un esférico eran tan habitual en su vida como las rastas que siempre lo acompañaron en su pelo. De hecho, un pisotón durante un partido fue el inicio del precipitado fin del mayor icono que ha tenido nunca el reggae.

    • Tarja Turunen
    El idilio de la soprano finlandesa, excantante del grupo de metal sinfónico Nightwish, con San Lorenzo de Almagro sorprende por la lejanía de Karelia, ciudad natal de Tarja, con Buenos Aires pero se explica por la relación amorosa de la escandinava con el argentino Marcelo Cabuli, el cual le propagó su amor por el ciclón de Boedo.
    • El panorama en la música en español
    Al igual que la mayor parte de la población, Barcelona y Real Madrid copan los gustos de la mayoría de músicos españoles. Manolo Escobar, David Bisbal, Joan Manuel Serrat, Lluis Llach, Josep Carreras, Estopa... son barcelonistas; mientras que Plácido Domingo, Alejandro Sanz, José Mercé, Julio Iglesias... son madridistas, al igual que el argentino Andrés Calamaro, quien tiene un cariño por los merengues y un amor más fuerte por Independiente.

    Joaquín Sabina, Rosendo Mercado, Robe Iniesta (Extremoduro) son algunos de los colchoneros confesos, mientras que Platero y Tú, Negu Gorriak y la mayor parte del denominado rock radical vasco son hinchas del Athletic.

    Otros dos grandes grupos de rock de habla hispana, como Ska-P, Los Suaves y Reincidentes, proclaman sus amores por Rayo, Deportivo de La Coruña y Real Betis, respectivamente, rompiendo esta supremacía que poseen los cuatro grandes de la Liga.
       
    Aunque nunca se ha catalogado a Freddie Mercury como excesivamente futbolero, así como Brian May se sabe que tiene un equipo amateur, Mercury escribió el considerado por muchos como el himno entre los himnos del deporte rey, el que une a la afición con la plantilla en la celebración.

    Champions League, Liga de Campeones,We Are The Champions fue publicado en 1977 para el álbum 'News Of The World', para sorpresa de muchos, que lo veían como una reivindicación sexual, se baraja la posibilidad de que Mercury sí hubiera compuesto el tema pensando en el fútbol, es más, estaría dirigido al Manchester United.

    Desde 2002, en el triunfo del Real Madrid sobre el Bayer Leverkusen en la Liga de Campeones, se viene incluyendo este tema de Queen como banda sonora para el equipo que levanta la 'orejona'. Es una canción que ha terminado siendo utilizado por muchos clubes, e incluso por la FIFA en el Mundial de 1994, como sinónimo de victoria y como el mejor ejemplo de unión entre el rock y el fútbol.

    domingo, 22 de noviembre de 2015

    El primer Clásico de la historia entre Madrid y Barcelona

    La popularidad y repercusión de un partido entre Real Madrid y Barcelona, como el que se juega esta tarde, hace tiempo que ha superado las fronteras españolas, pasando de ser un espectáculo de atractivo internacional a la cita futbolística más relevante a nivel de clubes –llegando a más de 500 millones de espectadores en todo el planeta-. Un duelo que arrancó en un sorprendente escenario.

    Hipódromo Castellana, Madrid, Copa Coronación,

    Los festejos organizados en 1902 en torno a la mayoría de edad de Alfonso XIII, dieciséis años, contaron con una serie de eventos deportivos, muy de gusto del monarca, entre los que se encontraba un novedoso deporte de pelota importado desde Inglaterra, denominado ‘foot-ball’, y que había causado mucho furor entre la aristocracia de la capital, extrañada y a la vez atraída por ese peculiar ‘sport’ de pelota.

    La ciudad de Madrid, a petición de Carlos Padrós, quien sería luego presidente del Madrid, junto a la ayuda del alcalde Alberto Aguilera y el Club de Polo, acogió en mayo de 1902 un torneo de exhibición de fútbol denominado como ‘Copa Coronación’, el cual sirvió de germen para el futuro torneo de Copa de España que vería la luz al siguiente año, en 1903, en el mismo recinto.

    Alfonso XIII y María Cristina Regente (1898), Luis Álvarez Catalá
    Alfonso XIII y María Cristina Regente (1898). Luis Álvarez Catalá
    La Copa Coronación de 1902
    Cinco fueron las sociedades que disputaron este campeonato en honor al joven monarca.
    • F.B.C. Barcelona
    • Club Español Foot-ball de Barcelona
    • Vizcaya, combinado procedente de tierras vascas de las instituciones Bilbao Football Club y Athletic Club, que contaban con Astorquía como referente y que terminaron siendo los vencedores de este torneo.
    • New F.B.C de Madrid, denominado antiguamente como Sky, con sede en la ronda de Vallecas
    • Madrid F.B.Club.
    Otro de los invitados, el Universitari de Barcelona, rehusó la invitación por tener a la gran parte de su escuadra inmersa en época de exámenes.

    Precisamente, el New F.C. sería absorbido posteriormente por el Madrid F.C., quien a pesar de sus pocos meses de vida, había sido fundado el 6 de marzo de 1902, ya mostraba un crecimiento demoledor en una ciudad donde convivían muchos equipos hoy desaparecidos como el Club Español de Madrid, Moncloa, Real Sociedad Gimnástica, quienes fueron siendo eclipsados ante la irrupción de los blancos y un año más tarde, 1903, del Atlético de Madrid. 

    El hipódromo de los Altos de la Castellana, transformado por la II República (1931-36) en lo que hoy en día se conoce como Nuevos Ministerios, y muy cerca de la actual ubicación del Santiago Bernabéu, fue la sede del torneo de Copa que en sus semifinales tuvo un duelo entre el F.C. Barcelona y el Madrid F.C., a quien la condición Real le llegaría en 1920 de manos del propio Alfonso XIII.

    Santiago Bernabéu, Madrid, Real Madrid,
    Santiago Bernabéu
    Aquel 13 de mayo de 1902, en un día tan poco propicio como un martes y ante nada menos que unos 2000 espectadores, fue la fecha en la que se disputó el primer duelo entre los dos grandes archirrivales del deporte nacional.

    Las crónicas del primer Madrid - Barcelona

    Los periódicos de la época lo recogieron del siguiente modo.
    El ‘Heraldo de Madrid’, publicación recientemente rescatada, plasmó en su edición nocturna de 13 de mayo la siguiente crónica:

    "A segunda hora lucharon el Barcelona y el Madrid, despertando verdadero interés este partido por el ahínco y deseos de quedar en buen lugar el de Madrid, que á pesar del brillante juego de sus contrarios logró hacerles en tanto, preciosamente llevado, y tres tantos que ganó el Barcelona, uno de ellos de mérito. Deben estar satisfechos los jugadores del Madrid Foolball, pues una derrota de la índole de la de esta mañana supone una victoria, atendiendo que midieron sus fuerzas con los campeones del Barcelona, luchadores antiguos, acostumbrados a esta clase de matchs, mientras que los del Madrid es la primera vez que han medido sus fuerzas con un tren de otra Sociedad". 

    "Auguramos un brillante porvenir á esta Sociedad, compuesta de entusiastas jóvenes que han Inspirado las mayores simparlas entre el numeroso y escogido público que ha acudido fi ésta primera sesión. Los jugadores del Club Madrid vestían blusa y pantalón blancos, un distintivo en el pecho y una cinta encarnada al brazo; el Vizcaya, blusa y pantalón blancos, y el Barcelona, blusa azul y encarnada. Mañana y pasado, de nueve á doce, se verificarán en al Hipódromo el segundo y tercer concursos".

    Ejemplar del 'Heraldo de Madrid' del día 13 de mayo de 1902, Fuente: BNE

    'La correspondencia de España' escribía el 14 de mayo de 1902:

    "CONCURSO DE FOOT-BALL Brillantísima ha resultado la primera prueba de este concurso, verificada esta mañana en el Hipódromo. Para tomar parte en el concurso se han inscrito cinco teams pertenecientes s á las sociedades Madrid Fool-Ball club, News Foot-Ball Club, el Vizcaya, de Bilbao, y los titulados Barcelona y Español, ambos de la ciudad condal. El Madrid polo Club ha cedido generosamente un de sus pistas del Hipódromo, para e1 concurso. Esta mañana, en toda la circunferencia de la pista se veía triple fila las sillas completamente llenas de público, entre el que predominaban las señoras en número considerable. en el resto de la peluse veíanse también carruajes y caballos de todos los spottsmen más conocidos en Madrid".
    Barcelona, escudos,
    El 'Imparcial' publicaba también al día siguiente:
    "Este partido, desde el principio estuvo muy reñido, defendiéndose muy bien los madrileños contra los de Barcelona, que desde el primer momento se observó les llevaban considerable ventaja en facultades físicas y en experiencia del juego".

    El 'Liberal' relataba el enfrentamiento de este modo, conservando los anglicismos de este nuevo deporte que había desembarcado desde Gran Bretaña a la península por Huelva y el País Vasco:

    "El segundo partido se los disputaron el Madrid Foot-Ball Club y el Foot-Ball Club, de Barcelona. Perdieron los madrileños, haciendo un tanto, mientras que alcanzaron tres sus contrarios. Jugaron muy bien los madrileños; pero con la desventaja de ser casi todos gente nueva en este vigoroso “sport”. Sin embargo, llamó la atención por su fuerza, agilidad y sangre fría Mr. Thomson, que forma parte del Club de Madrid".

    Heraldo del Sport

    Real Madrid, Madrid C.F., escudos,“Empieza el partido con gran empuje por ambas partes, y después de un córner por cada bando, logra el señor Steinberg, del Barcelona, marcar un tanto. Siguen doscórners al Madrid, y después de dominar el juego un gran rato el Barcelona, se rehacen los del Madrid y termina la primera parte del partido. En la segunda, el Barcelona, llevando la pelota con gran maestría, consigue acercarse a la meta del Madrid, pero los de éste los rechaza con gran energía, volviendo los del Barcelona a dominar, y consiguiendo hacer un segundo tanto. Vuelve el Madrid con nuevos bríos a acercarse a la meta del Barcelona, gracias a una rápida carrera de Giralt (J.), quien al recibir una tremenda carga del guardameta, consiguió pasar la pelota a Johnson, del Madrid, que marcó un soberbio tanto. Por haber dado una mano Spottorno dentro de la línea de los once metros, sufre el Madrid un puntapié de castigo, en el que el Barcelona marcó un tanto. Siguiendo doscórners al Madrid, termina el partido, por haber pasado el tiempo reglamentario con tres tantos el Barcelona por uno el Madrid. 

    "Fue el partido más reñido; y el público aplaudió con entusiasmo la notable labor de los jugadores, y especialmente a los del Madrid, que jugaban como no se podía esperar del poco tiempo que llevan jugando y de la poca edad de la mayoría de ellos”.

    Las alineaciones
    Por el Madrid FC: Sevilla, Molera, M. Giralt, Góngora, Spottorno, Palacios, Johnson, J. Giralt, Neyra, A. Giralt y Celada.

    Por el FC Barcelona jugaron Puelles, Llovet, Witty, Terradas, Mayer, Valdés, Parsons, Gamper, Morris, Steinberg y Albéniz.

    El juez del encuentro fue uno de los integrantes del plantel del Vizcaya: Luis Arana.

    Los dos ‘teams’ presentaron a la contienda numerosos reservas, que en muchos casos superaban la treintena de futbolistas.

    El resultado 
    El Barcelona se impuso al Madrid por 1-3. El tanto de los merengues fue obra del británico Arthur Johnson, único extranjero que aportó el conjunto madrileño y más tarde entrenador madridista, mientras que los azulgranas contaron con dianas de Witty-Meyer, del alemán Udo Steinberg –aunque algunas fuentes dan a al germano como bigoleador–, quien también ejercería un relevante papel como redactor para el Mundo Deportivo, y el suizo Hans Gamper, dentro de un plantel formado hasta por seis foráneos.


    Hans Gamper, además de delantero y capitán de los culés, había sido el fundador del club en 1899, también lo había sido del Zúrich, y se convertiría posteriormente en presidente del Barcelona. Gamper no era el único máximo mandatario o referente institucional que disputó aquel partido, Julián Palacios, en el lado blanco, poseedor de una imprenta, responsable de confeccionar las primeras reglas del balompié y considerado de manera oficiosa como el primer dirigente del Madrid, antes de que llegaran los hermanos Padrós, Juan y Carlos.

    Estos dos apasionados del fútbol, Gamper y Palacios, contribuyeron, sin saberlo, a construir dos entidades futbolísticas que no solo han dominado la Liga española, que nacería en 1929 y que tendría el primer duelo en aquella temporada de estreno en Les Corts, sino que han logrado extender su dominio por el viejo continente como dos de los grandes equipos de Europa. y que tuvieron a un hipódromo como el insospechado primer testigo de sus legendarios enfrentamientos.

    sábado, 7 de noviembre de 2015

    El 'Paraíso Perdido' de Nick Holmes y Greg Mackintosh

    Pocos grupos musicales pueden presumir de la inagotable capacidad de producir discos como la que tiene Paradise Lost. El grupo británico, fundado en 1988, no ha dejado de brotar música desde su estreno en 1990 para firmar catorce álbumes de estudio en apenas un cuarto de siglo.

    La prolífica carrera de los de Yorkshire siempre ha ido acompañada de una extraordinaria actitud camaleónica, reinventándose en cada nuevo trabajo, ofreciendo un nuevo punto de vista, como un dodecaedro formado por multitud de caras y una misma base.

    Paradise Lost, discografía, discography,

    Paradise Lost, el cual toma nombre del relato del siglo XVII escrito por John Milton, coincide con el poema en la temática religiosa y un tono épico que en manos del dúo compositor formado por Nick Holmes -cantante- y Greg Mackintosh -guitarra principal y teclados- se hace más tenebroso.

    Esta formación de culto, que curiosamente nunca ha llegado a calar profundamente en Inglaterra, ha creado escuela y adeptos con cada paso, aunque no los suficientes para la gran repercusión que han tenido. Son pioneros en varios estilos musicales como el doom metal, un subgénero del heavy metal al que se le otorga una atmósfera más tranquila, y de esa fusión tan personal del gótico con el metal, donde los violines o los teclados pasan de ser un envoltorio a liderar algunas de las composiciones.


    Paradise Lost, 6 de noviembre en la Sala Arena de Madrid

    Con un leve retraso, respecto al horario previsto, salió el quinteto de las sombras de la Sala Arena para extender la oscuridad que alberga su último disco, cuyo protagonismo destacó sobre el resto de trabajos.

    Era lógico. Los británicos presentaban 'The Plague Within' y sobre él construyeron un recorrido que a veces sufría salpicaduras de otros discos anteriores del combo. Arrancaron con No Hope in Sight, un tema con mucha pegada que exige varios cambios en la gargante de Holmes, pasando de insinuar a desgañitarse con voz gutural.

    Inicio del concierto de Paradise Lost
    Posted by Memorias de una cinta VHS on Viernes, 6 de noviembre de 2015


    Widow fue el primer guiño al pasado, a ese momento en el que el grupo coqueteaba con el death metal antes de decantarse por la innovación. Un CD muy acorde al actual, donde se ha profundizado en los raíces para ofrecer una estructura muy densa y pesada, con una batería tremendamente atronadora y dominante, con alguna concesión a la melodía pero endureciendo en líneas generales la oferta musical.


    Los teclados de Erased, Praise Lamented Shade y Enchantment significaron la primera tregua con esa ambientación más gótica, pausada pero a la vez potente, lo suficiente para seguir manteniendo la atención de un público participativo que parecía haber contagiado a un irreconocible Holmes, quien incluso bromeaba con las primeras filas del abarrotado recinto madrileño.

    Antes de que llegara el necesario descanso, As I Die y Requiem hacían de perfecto puente entre los inicios de la formación, la confirmación y su madurez compositiva, una de las claves del éxito de PL.

    El arranque épico de Return To The Sun fue el mejor pretexto para encarar la recta final con otro corte más de este último álbum, flanqueando a dos de los mejores himnos de Paradise Lost, dentro de la extensa colección que atesoran y que desgraciadamente muchos de ellos quedaron olvidados en sus maletas.


    Faith Divides Us - Death Unites Us sonó deliciosa, creando ese sonido a la vez grandioso y sugerente que An Eternity Of Lies continuó para rescatar, por último, el clásico Say Just Words, el que demuestra la sobresaliente creatividad de un quinteto de lujo que ha instalado su paraíso en la tierra y al que la versatilidad no le pierde. Amén.

    miércoles, 21 de octubre de 2015

    El DeLorean nos lleva al quinto aniversario del blog

    El tiempo a veces pasa muy deprisa, en especial cuando te fijas en un momento concreto y tienes que echar la mirada atrás para recordarlo. 'Memorias de una cinta VHS' celebra su quinto aniversario. Una cita que siempre es especial, aunque este año lo es más por una casual coincidencia.

    5, five, cinco,

    Viajando en DeLorean
    Curiosamente, el 21 de octubre de 2015 era la fecha en la que los personajes Marty McFly y Doc llegaban desde el pasado con su célebre coche DeLorean en la trilogía de 'Regreso al futuro', una de las películas más representativas de la década de los 80 y que más marcaron a toda una generación.

    Regreso al futuro, Back to the future,

    Hoy quiero dedicar esta entrada a ir atrás en el reloj para situarnos en el instante en el que ambos partieron para viajar en el tiempo: el 26 de octubre de 1985. Por eso, vamos a repasar lo que aconteció en aquel momento tanto en el deporte, el cine y la música -los tres elementos claves de este blog-. ¡Vamos a poner en marcha el DeLorean!

    El mítico DeLorean. Imagen subida por Terabass a Wikimedia.

    El deporte en 1985
    Nacidos en 1985
    Estos son los futbolistas más notables que nacieron en ese año:

    Guillermo Ochoa (México), Gary Cahill (Inglaterra), Pablo Zabaleta (Argentina), Filipe Luis (Brasil), Rafinha (Brasil); Lassana Diarra (Francia), Valón Behrami (Suiza), Antonio Valencia (Ecuador); Wayne Rooney (Inglaterra), Cristiano Ronaldo (Portugal), Raúl Albiol (España), Diego Alves (Brasil), Gustavo Cabral (Argentina), Rubén de la Red (España), Łukasz Fabiański (Polonia), Mario Gómez (Alemania), Ezequiel Lavezzi (Argentina), Lukas Podolski (Alemania), Luka Modric (Croacia), Asamoah Gyan (Ghana), Abel Aguilar (Colombia), Charlie Adam (Escocia)...

    También fue el año en el que nacieron dos de nuestros jugadores de baloncesto más internacionales: Marc Gasol y Rudy Fernández.

    El fútbol en España 
    España tenía por entonces tres torneos nacionales: Liga, Copa y la Copa de la Liga, que solo tuvo vigencia durante cuatro temporadas, desde 1983 a 1986, ambos inclusive.

    En el mencionado 26 de octubre de 1985, el Real Madrid era líder, jornada octava, de una Liga que terminaría ganando. Habiendo sido el Barcelona el vencedor del anterior curso, 1984-85.

    El 'Pichichi' fue Hugo Sánchez tanto para la campaña 1984-85, defendiendo la camiseta del Atlético, como la 85-86, tras su fichaje por el Real Madrid. El 'Zamora' fue a parar en sendas temporadas a los guantes de Ablanedo, quien asumió el papel de portero del Sporting Gijón durante toda su carrera deportiva.

    La Copa del Rey coronó al Atlético en 1985 y al Real Zaragoza en 1986. La citada Copa de la Liga había sido para el Real Madrid y cerraría el palmarés con el título del Barcelona de 1986.

    El fútbol en Europa
    La Copa de la UEFA recayó por partida doble en el Real Madrid, siendo sus dos únicos trofeos de la competición, superando al Videoton en 1985 y al Colonia en 1986 en sendas finales, a doble partido.

    La desaparecida Recopa fue para el Everton en 1985, con el recién desaparecido Howard Kendall como técnico, y el Dinamo de Kiev fue el campeón en 1986 tras imponerse al Atlético de Madrid.

    La máxima competición, la Copa de Europa, había vivido uno de sus episodios más negros con la 'tragedia de Heysel' que midió a dos de los colosos del momento -Juventus y Liverpool- y que terminó con triunfo italiano en aquella célebre final de 1985 con un solitario gol de Platini.


    A raíz de los incidentes y del número de fallecidos, que ascendieron a casi cuatro decenas, el máximo órgano continental, la UEFA, inhabilitó la participación europea de todos los clubes ingleses durante cinco años. El Liverpool, como único responsable señalado por la UEFA, fue sancionado por diez años, castigo que fue posteriormente reducido a seis.

    Si hablamos de las principales ligas europeas...

    El fútbol en el resto de Europa
    En Italia el Hellas Verona había sido el sorprendente campeón en 1985, mientras que en 1986 fue la Juventus quien se llevara el 'scudetto'. De hecho, aquel fin de semana de octubre, los 'bianconeros' ya comandaban la tabla con 14 puntos, con tres de diferencia sobre Milan y cuatro al Nápoles, quien se había reforzado en 1984 con la llegada de Maradona desde el Barcelona.
    Maradona, 10, Argentina, España 1982,

    El Bayern sumaba ensaladeras con la misma contundencia que en la actualidad. En 1985 arrancó una era con tres Bundesligas consecutivas. A pesar de ello, a fecha de 26 de octubre de dicho año, el Bayern era cuarto en Alemania, eso sí, a tres puntos del líder, el Werder Bremen.

    La ciudad de Liverpool dominaba un novedoso fútbol inglés que había ya instaurado, desde 1981, los tres puntos por victoria. Everton y Liverpool se alternaron en el título y subcampeonato en sendas campañas de 1985 y 1986, el cual todavía no era denominado como Premier League.

    Para terminar, recordar que en aquella época, a nivel de selecciones de fútbol, Italia era la vigente campeona del mundo (1982) y Francia había vencido a España en la Eurocopa de 1984.

    Los jugadores más relevantes eran: Maradona, Platini, Sócrates, Francescoli. Lineker, Zico, Butragueño, Schuster, Belanov, Rummenigge...

    El baloncesto en España y el resto del continente
    El Real Madrid dominaba el deporte de la canasta en la recién creada Liga ACB que llevaba en pie desde 1983. Los títulos nacionales de 1985 y 1986 no se tradujeron en triunfos europeos, donde la Cibona de los hermanos Petrovic dictaba sentencia con un doblete recordado en la Copa de Europa ante el propio club merengue y el Zalguiris, o lo que era lo mismo, un duelo entre Drazen Petrovic contra Fernando Martín y después frente a Arvydas Sabonis, tres de las estrellas europeas del momento.

    La desaparecida Copa Korac, por su parte, era propiedad casi en exclusiva del baloncesto italiano. Olimpia Milán y Banca di Roma vencieron, en 1985 y 1986, respectivamente, a los también clubes italianos de Varese y Caserta.

    Para terminar el apartado del deporte y dado que en ocasiones he hablado de rugby, el cinco naciones, que pasó a ser seis con la entrada de Italia en el siglo XXI, había sido para Irlanda en 1985 y el de 1986 fue compartido entre Francia y Escocia.

    El cine en 1985
    No sé si es que es una época que miro con más nostalgia y eso me hace ser menos crítico o la calidad de aquella época era extraordinaria comparándola con la cartelera actual.

    Aquí van algunos de los estrenos de 1985:
    • Terminator, de James Cameron
    • Érase una vez en América, de Sergio Leone
    • Los gritos del silencio, de Roland Joffé
    • Amadeus , de Milos Forman
    • Dune , de David Lynch
    • Superdetective en Hollywood , de Martin Brest
    • 2010: Odisea Dos, de Peter Hyams
    • Brazil, de Terry Gilliam
    • Desaparecido en combate, de Joseph Zito
    • Único testigo, de Peter Weir
    • Loca Academia de Policía 2, de Jerry Paris
    • James Bond: Panorama para matar, de John Glen
    • Starfighter, de Nick Castle
    • Lady halcón, de Richard Donner
    • La selva esmeralda, de John Boorman
    • Starman. El hombre de las estrellas, de John Carpenter
    • El club de los cinco, de John Hughes
    • Sangre fácil, de Joel Coen, Ethan Coen
    • Ran , de Akira Kurosawa
    • Rambo: Acorralado II , de George P. Cosmatos
    • Cotton Club, de Francis Ford Coppola
    • La rosa púrpura de El Cairo , de Woody Allen
    • Birdy, de Alan Parker
    • Buscando a Susan desesperadamente , de Susan Seidelman
    • Mad Max 3, de George Miller
    • Cocoon , de Ron Howard
    • Pesadilla en Elm Street, de Wes Craven
    • Noche de miedo, de Tom Holland
    • Regreso al futuro, de Robert Zemeckis
    • Silverado , de Lawrence Kasdan
    • Las minas del rey Salomón, de J. Lee Thompson
    • Legend, de Ridley Scott
    • Exploradores, de Joe Dante
    • DARYL, de Simon Wincer
    • Dos superpolicías en Miami, de Bruno Corbucci Commando Mark L. Lester

    La música en 1985
    Estos son algunos de los discos editados en ese año más relevantes, dentro de mi gusto musical.
    • The Waterboys - This Is The Sea
    • Mötley Crue - Theatre Of Pain
    • The Smiths - Meat Is Murder
    • The Cure The Head On The Door
    • Manowar: Sign Of The Hammer
    • The Cult: Love
    • Megadeth –Killing Is My Business
    • a-Ha – Hunting High And Low
    • Bon Jovi- 7800 F
    • The Sisters Of Mercy -First And Last And Always
    • Iron Maiden – Live After Death
    • KISS - Asylum
    • The Jesus and Mary Chain: Psychocandy
    • Helloween - Walls Of Jericho

    La lista de las diez canciones más escuchadas del año fue una pugna entre Wham!, el dúo que popularizó a George Michael, y la eterna reina de las pistas de baile, Madonna. Entre medias se colaron muchos claíscos que siguen sonando como Foreigner y Dire Straits, el temazo de a-Ha, al que acompañaba un inolvidable vídeo, y una canción de Tears For Fears que no ha perdido vigencia porque hace poco la cantante neozelandesa Lorde ha hecho una versión del mismo, demostrando que el arte, y la moda, son cíclicos.

    1     Wham!     Careless Whisper
    2     Madonna     Like A Virgin
    3     Wham!     Wake Me Up Before You Go-Go
    4     Foreigner     I Want To Know What Love Is
    5     Chaka Khan     I Feel For You
    6     Daryl Hall and John Oates     Out Of Touch
    7     Tears For Fears     Everybody Wants To Rule The World
    8     Dire Straits     Money For Nothing
    9     Madonna     Crazy For You
    10    a-ha     Take On Me

    Don't You Forget About Me
    Los que sois habituales seguidores de este rincón sabéis que hoy también se cumplen años del fallecimiento de un amigo. Así que, aprovecho para despedirme, daros las gracias a todos por vuestra incondicional fidelidad a este blog y, si me permitís, cierro con una dedicatoria a José Luis a través de un tema representativo de 1985 cuyo título lo dice todo: Don't You Forget About Me, de los escoceses Simple Minds.

    No, no te olvidamos, amigo.



    lunes, 5 de octubre de 2015

    Vinnie Jones, un antihéroe de cine en el fútbol británico

    El fútbol en las islas británicas cuenta con la paradoja de practicarse históricamente el juego más noble y, a la vez, haber contado con algunos de los futbolistas más violentos del viejo continente.

    Vinnie Jones, nacido en Watford en 1965, escenificó como pocos el lado más rudo y los recursos menos elegantes que se pueden esgrimir para frenar al rival. Todo ello le convirtió en uno de los jugadores más odiados, en un villano despiadado y violento. Un perfil que trasladaría Jones en su salto al cine, donde mantuvo el papel que interpretó tantas temporadas en el campo de juego.

    Vinnie Jones
    Vinnie Jones en 2007, foto subida por Eddie Kay a Wikimedia.
      
    La carrera deportiva de Vinnie Jones
    Set y partido con la pandilla alocada en el Wimbledon
    El origen humilde de Vinnie Jones ha forjado el carácter que ha exhibido en su carrera profesional. Empezando por su breve paso por el fútbol sueco más modesto y continuando con su gran flechazo deportivo: el actualmente desaparecido Wimbledon F.C., rebautizado en 2004 como Milton Keynes Dons.

    Las dos etapas de Jones en el Wimbledon, desde 1986 a 1989 y más tarde de 1992 a 1998, dejaron una profunda huella en el seno de la institución londinense. La coincidencia de varios futbolistas criados en la periferia de las ciudades, entre ellos el propio Jones, transmitieron al plantel esa arrogancia y desparpajo que habían mamado en las calles.

    Escudo del Wimbledon F.C.
    Los conocidos como 'Crazy Gang', algo así como la 'pandilla alocada', actuaban por igual lejos de los terrenos de juego como en el estadio, donde cada partido se afrontaba como una nueva batalla campal. El fútbol que desplegaba el equipo iba paralelo a su modo de vida plagado de excesos. Era un juego rudo, sin concesiones ni miramientos, alejado de excentricidades y buscando la confrontación.

    Jones utilizaba cualquier recurso para intimidar al rival, verbal o físico, o ambos, como cuando retorció el testículo a Paul Gascoigne en un Newcastle - Wimbledon de Copa de 1988, quinta ronda, mientras susurraba a 'Gazza', la gran promesa del fútbol inglés: "Me llamo Vinnie Jones, soy gitano, gano mucho dinero. Te voy a arrancar la oreja con los dientes y luego la voy a escupir en la hierba. ¡Estás solo, gordo, solo conmigo!". Esta frase, publicada años más tarde tras unas declaraciones de Gascoigne han quedado en el almanaque del fútbol inglés junto a la fotografía que se captó del momento, la cual no ofrece dudas sobre la escena vivida.


    Aquella generación del Wimbledon se hizo definitivamente su hueco en la historia cuando alcanzaron precisamente la final de la F.A. Cup de aquella edición de 1988, tras eliminar, además del Newcastle de Cascoigne, al Watford en semifinales, localidad natal de Vinnie Jones, para encontrarse en el último escalón ante el todopoderoso Liverpool dirigido por Kenny Dalgish, con Grobbelar, Gillespie, Hansen, Houghton, John Barnes, Beardsley, Molby y Aldridge como estrellas.

    La final de la Copa, celebrada en el majestuoso Wembley, coronó a la 'Crazy Gang' con el título en una cita recordada tanto por la sorpresa de la victoria de los de azul y amarillo, por 1-0, -como por el penalti despejado por Beasant al irlandés John Aldridge, siendo el primer lanzamiento desde los once metros que se paraba en una final de F.A. Cup.


    Salida y regreso a Londres
    Una llamada telefónica con una interesante oferta motivó que Vinnie Jones disputara la Second Division con el Leeds United en el curso 1989-90. El anti-héroe del fútbol inglés aterrizaba en uno de los equipos más odiados de las islas, especialmente desde que se apodara en la década de los 70 al equipo como el 'dirty Leeds', el sucio Leeds, una mala reputación que despertaba con Jones en sus filas.

    Jones pasó enseguida a convertirse en uno de los niños mimados de la hinchada y de la institución, elegido como una de las imágenes comerciales del club, desplegó un juego más moderado, menos violento, siendo uno de los pilares fundamentales junto a  Gordon Strachan y Gary McAllister en la consecución de la liga de Segunda y el consiguiente ascenso para el Leeds United.

    La aventura en el Leeds solo duró un año, fichando posteriormente por el Sheffield United y acto seguido con el Chelsea, permaneciendo apenas una campaña en cada club para regresar de nuevo en el Wimbledon en 1992, donde su fama de 'hombre duro' era explotado hasta por el propio jugador, apareciendo en la portada y como protagonista de un documental sobre los futbolistas más violentos: 'Soccer's Hard Men'. Lo que irritó a la federación inglesa, castigando al jugador quien ofrecía sus primeros coqueteos ante la cámara fuera del rectángulo de juego.

    Vinnie Jones, internacional
    Durante esta segunda etapa en el Wimbledon, de 1992 a 1998, fue cuando Jones se hizo internacional. Ante la imposibilidad de acudir con Inglaterra por haber mayor competencia por el puesto, optó por presentarse con País de Gales gracias a la nacionalidad de su abuela -un recurso muy habitual en deportistas ingleses-. Una candidatura que recibió el visto bueno de dos de los seleccionadores Mike Smith y Bobby Gould, ante la sorpresa de muchos por su llamada al equipo nacional.

    Jones defendió la camiseta de los dragones galeses en nueve encuentros: dos amistosos y siete compromisos oficiales pertenecientes a las eliminatorias de la Eurocopa 1996 y después a la del Mundial 1998. No marcó en ninguno de los partidos, aunque tuvo el privilegio de ser el capitán del combinado galés. Un hito que pocos hubieran imaginado.

    Del césped a la gran pantalla
    El traspaso del Wimbledon al QPR en 1998 coincidió con su declive como deportista y su paso al cine de acción. Tras de sí dejaba un rosario de cadáveres deportivos y un estigma en el fútbol inglés que todavía persiste.

    Récord de película en el fútbol inglés
    La etiqueta de violento siempre acompañará al fornido dorsal número '4'. Una mancha alimentada por su estilo de juego y también por las 12 expulsiones repartidas en 6 tarjetas rojas en Premier League, nombre con el que se conoce al campeonato inglés desde 1992, y otra media docena en la etapa anterior. Esto hace que su nombre no suela aparecer entre los más tarjeteados de la historia de la Premier, donde es superado por otros jugadores como Patrick Vieira, Roy Keane o Steven Gerrard.


    En el apartado donde sí ha dejado un registro difícil de igualar, y de dudoso honor, es en la de recibir la cartulina amarilla más rápida de la historia, ¡por debajo de los cinco segundos de juego!. Fue durante un duelo del Sheffield United, su club por aquel entonces, ante el Manchester City, en 1990. Un hecho que definitivamente le consagró como el 'tipo duro' por antonomasia. Un perfil aprovechado para su siguiente faceta: el cine.

    La trayectoria cinematográfica de Vinnie Jones
    La estrecha relación entre el fútbol y el cine
    La popularidad del fútbol y la transformación de muchos de ellos en estrellas mediáticas les ha convertido en un reclamo publicitario que ha sido aprovechado para el cine en forma de cameos, como por ejemplo: Zinedine Zidane, Cristiano Ronaldo, Guti, Cesc Fàbregas, Álvaro Arbeloa, Leo Messi, Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero, David Beckham, Sergio Ramos-, también haciendo de sí mismos en un papel más relevante como Alfredo Di Stéfano o los integrantes del equipo de 'Evasión o Victoria': Pelé, Bobby Moore, Osvaldo Ardiles, Kazimierz Deyna, Paul van Himst, Mike Summerbee, Co Prins, Werner Roth y Hallvar Thoresen. O, incluso, adquiriendo un relevante protagonismo en las películas, como al que apunta el exvalencianista John Carew en su Noruega natal y el demostrado tanto por Eric Cantona, otro enfant terrible del fútbol, como por Vinnie Jones.

    El ojo derecho de Guy Ritchie
    Clive Barker, Libros de Sangre, Books of Blood,El prometedor debut del director británico Guy Ritchie con 'Lock, Stock and Two Smoking Barrels' (1998) supuso un soplo de aire fresco en el panorama europeo con una cinta coral de personajes urbanos procedentes de los suburbios, donde la violencia y el humor iban de la mano en una trama alocada marcada por una suerte que siempre da la espalda. Todo lo contrario que a Jason Statham y Vinnie Jones, cuyos estrenos en el séptimo arte trazaban un destino ilusionante para ambos.

    Justo el año en el que el cineasta daba el sí a la cantante Madonna, en Escocia, Ritchie continuaba con su estilo gamberro en 'Snatch; cerdos y diamantes' (2000), con Vinnie Jones codeándose con una pléyade formada por Brad Pitt, Benicio del Toro y un cada vez más asentado Jason Stantham. Un film que abría las puertas de Hollywood al realizador inglés y a todo su elenco más desconocido del reparto, entre ellos Vinnie Jones.

    Los títulos de películas se fueron agolpando con la misma facilidad con la que había recibido amonestaciones sobre el tapete verde, alternando proyectos de menor presupuesto, como 'El vagón de la muerte' (2008) -basado en un relato corto de Clive Barker-, con grandes superproducciones, como '60 Segundos' (2000), 'Operación Swordfish' (2001), 'X-Men' (2006), o series como 'Arrow' (2015), confirmando que el indomable chico malo del fútbol inglés ha madurado en el cine, donde ya no recibe expulsiones, pero sigue intimidando ante un sorprendido público que ahora aplaude de forma generalizada por su gran trabajo.

    domingo, 20 de septiembre de 2015

    La peor selección del planeta quiere dejar de serlo

    Los títulos sirven para premiar a los triunfadores y reconocer su victoria. Pocas veces un equipo perdedor adquiere tanto protagonismo como para aparecer en el libro de los récords y hacer que un documental, 'Next Goal Wins', gire sobre las consecuencias de la derrota.

    El partido disputado el 11 de abril de 2001 en Coffs Harbour entre Australia y Samoa Americana, valedero para la fase de clasificación del Mundial 2002 de Japón y Corea del Sur, será siempre recordado por varios motivos. Un encuentro que motivó que a Samoa Americana se la considerara la peor selección del mundo.

    Samoa Americana, Samoa oriental

    Las dos Samoas, cerca en el espacio y lejos en el tiempo
    Samoa y Samoa Americana son territorios de Oceanía que comparten nombre y cercanía física. Dos  pequeñas superficies de tierra que se encuentran rodeadas en la inmensidad del océano Pacífico, a mitad de camino de Australia y América, en las antípodas de España, y a las que la historia y el tiempo los ha terminado por separar.


    La población de todos los archipiélagos apenas supera las 200.000 personas, tienen como idiomas oficiales el samoano y el inglés. Las islas fueron repartidas tras el Tratado de Berlín de 1899. Alemania ocupó Samoa occidental, después lo haría Nueva Zelanda, mientras que los Estados Unidos tomaron el control de Samoa oriental, renombrándola a Samoa Americana, cuyos ciudadanos en la actualidad no son considerados estadounidenses, a pesar de que sea reconocido como territorio no ocupado y que muchos de sus habitantes terminen formando parte del ejército de EE.UU.

    Otra particularidad es que están enclavadas en el extremo de los husos horarios, en el de la línea internacional del cambio de fecha, partiendo a ambas Samoas, cuya distancia de 50 kilómetros es mayor, por lo tanto, si se mide en días, horas y minutos.


    Dados los vínculos económicos de Samoa con Nueva Zelanda y Australia se sacrificó en 2011 incluso un día en el calendario, el 30 de diciembre, para estar al mismo ritmo que las dos potencias oceánicas. Esta medida los hizo situarse con un horario UTC+13, mientras que los samoamericanos se enmarcan en el UTC-11, al otro lado de la barrera imaginaria del planeta que separa un día de otro.

    Es decir, en el momento en el que en España den las campanadas del próximo 1 enero de 2016, en Apia (Samoa) será también el 1 de enero, pero a las 13 horas. Mientras que a 50 kilómetros al este, en la isla de enfrente, en Pago Pago (Samoa Americana), todavía estarán a 31 de diciembre, a las 12 horas.


    El deporte en las dos Samoas
    No solo el reloj distancia a las islas. El deporte también los diferencia. Mientras que en Samoa se practica principalmente el rugby, en especial el rugby con 7 jugadores, en la Samoa Americana la influencia estadounidense es más palpable, con el fútbol americano como bandera.

    En lo que coinciden ambos es en su mal papel en el fútbol. Los dos se encuentran ahora mismo en el ránking FIFA -con 208 participantes- en el puesto 196 para Samoa y 199 para Samoa Americana. Si bien, el partido de 2001 ante Australia colocó a los samoamericanos en todos los titulares de prensa con el cartel de "la peor selección del mundo".

    La clasificación en Oceanía para el Mundial 2002
    La fase preliminar que se disputó en Oceanía durante 2001 para buscar una plaza para la Copa del Mundo que se celebraría en Corea del Sur y Japón tenía a dos grandes favoritos que estaban situados en grupos distintos: Australia y Nueva Zelanda.

    Los 'socceroos' encontraron en Fiyi el único rival por hacerse con el liderato en un extraño formato de liguilla con cinco equipos, pero solo cuatro jornadas, que se disputaron en apenas diez días. El espectacular marcador de Australia ante Tonga por 22-0 se quedó corto con la segunda fecha de este preliminar, en el encuentro ante Samoa Americana.

    Australia, soccer, socceroos, football,
    La inexperta selección samoamericana caía por 31-0 ante Australia con 13 goles de Archie Thompson. Dos marcas mundiales, difíciles de igualar, se pulverizaban en apenas 90 minutos. El delantero australiano, curiosamente nacido en la vecina Nueva Zelanda y casi desconocido para el gran público, superaba al danés Sophus Nielsen, quien había dejado el registro en una decena.

    La derrota fue de tal magnitud que hasta los encargados del marcador, y algunos periodistas, perdieron la cuenta de los tantos australianos.


    A pesar de la demoledora imagen del equipo verdeamarillo y de su cómodo paseo en el grupo, solo inquietado por el ajustado 0-2 frente a Fiyi, su billete al Mundial seguía dependiendo de superar el cruce ante Nueva Zelanda y luego tratar de derrotar al quinto clasificado por el cuadro sudamericano, en el temido repechaje intercontinental.

    Australia disputó un doble enfrentamiento ante Uruguay donde la ilusionante victoria en Melbourne por 1-0 se desvanecía con el 3-0 encajado en Montevideo, en otra repesca perdida para los australianos

    Australia,

    Aquella derrota ante Uruguay recuperó la vieja idea de la Federación Australiana de abandonar la fase de clasificación por Oceanía, donde las goleadas no aportaban y el billete al Mundial estaba caro, para pasar a Asia, donde cuatro plazas se adjudicaban de manera directa. Decisión tomada definitivamente en 2005 y ejecutada oficialmente a partir de 2006.

    La fe de Samoa Americana
    Si algo caracteriza a la isla de Samoa es su inquebrantable fe religiosa y la capacidad de superación que ha tenido siempre la comunidad ante los desastres naturales. Y como si fuera de otro tsunami, la humillante derrota frente a Australia, que nada sirvió a los 'aussies' en su camino hacia el Mundial, motivó que la considerada como "peor selección del mundo" buscara una solución ante la adversidad.

    Nicky Salapu, el portero que sufrió la gran derrota, volvió desde Seattle para preparar los juegos del Pacífico Sur, en un intento de cicatrizar una herida deportiva que le había marcado y a petición de Thomas Ronge, el nuevo técnico holandés que ocupaba el banquillo, quien llegó cuando la federación samoana pidió ayuda a la federación estadounidense de fútbol y como catarsis personal ante la pérdida en accidente de circulación de su hija adolescente.

    El estilo estricto de trabajo del tulipán mejoró la profesionalidad del equipo, además de localizar a otros jugadores seleccionables como Rawlston Masaniai, nacido en EE.UU. pero con abuelos samoanos, y contar con Ramin Ott, sargento del ejército norteamericano, el cual pidió permiso durante un año para participar en la fase clasificatoria con su servicio al equipo samoano.

    Samoa Americana, American Samoa,

    Ott anotó el primer gol del equipo, de penalti, a las Islas Salomón en 2007. Una derrota por 12-1 endulzada con este estreno anotador de la selección polinesia en cualquier competición oficial de carácter internacional.

    La clasificación en Oceanía para el Mundial 2014
    Hubo que esperar cuatro años más, el 23 de noviembre de 2011, para cantar la siguiente diana de Ott, de potente chut desde 35 metros que abrió el camino al primer triunfo del combinado nacional en toda su historia en el 2-1 ante Tonga. Esta histórica victoria, disputada en la vecina Samoa ante solo 150 espectadores, contó con la presencia en Samoa Americana tanto de Salapu en la portería, único superviviente del 31-0, y del defensor Johnny Saelua, el primer transexual que ha disputado un encuentro oficial, algo muy común el la cultura samoana, donde es considerado como un tercer sexo, quien salvó un gol cantado bajo el larguero en el último suspiro.

    El posterior empate ante las Islas Cook, dentro de estas preliminares de clasificación para el Mundial 2014, hizo del derbi entre Samoa y Samoa Americana un choque decisivo para dilucidar cuál equipo pasaba a la fase definitiva para acudir a Brasil por Oceanía. El 1-0 en contra, que llegó justo después de que Diamond Ott estrellara el balón en la cepa del poste, lejos de romper el sueño de la victoria, demostró que la pesadilla de la derrota ante Australia había sido enterrada por los guerreros samoanos americanos.

    En este mes de septiembre, Samoa occidental ha encadenado dos triunfos consecutivos -frente a Tonga, de nuevo, e Islas Cook-. Una racha que hace olvidar en parte el cartel de peor selección del planeta porque, en julio de 2015, Vanatu superó la plusmarca australiana en su duelo, en categoría sub-23, ante Micronesia, pero este 46-0 no se registra por no pertenecer esta última la FIFA, lo que hace que Samoa Americana siga siendo la selección que ha recibido la mayor derrota del fútbol de selecciones, aunque hace tiempo que haya dejado de ser la peor selección del mundo.

    sábado, 5 de septiembre de 2015

    Dinamarca heredó el papel de Yugoslavia en 1992

    Dinamarca protagonizó en la Eurocopa celebrada en 1992 la mayor sorpresa que se ha producido nunca en la historia de un campeonato de selecciones de fútbol, junto a la posterior victoria de Grecia en 2004. Un torneo donde, a diferencia de la epopeya del cuadro heleno en Portugal, los daneses ni siquiera estaban clasificados.

    Dinamarca, Danmark, Denmark, 1992, EURO,

    La nueva Europa entra en escena
    Los cambios políticos a los que estaba viéndose sometido el viejo continente tuvieron su lógico reflejo en el deporte.

    El desmembramiento de la U.R.S.S. hizo florecer en la última década del siglo XX a las repúblicas en las que estaba formado el gigante soviético. Una transformación que se trasladó al fútbol, donde la Unión Soviética se había clasificado como primera de grupo en una ronda preliminar que había dado comienzo en 1990.

    La decisión tomada fue la de ser representados para esta ocasión con una bandera distinta, un himno universal –como es la 9ª Sinfonía de Beethoven- y una denominación diferente. Así es como la Confederación de Estados Independientes saltaba a escena y cobijaba a 9 de sus repúblicas (Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Kazajistán, Kyrgyzstán, Moldavia, Rusia, Tayikistán, Turkmenistán, Ucrania y Uzbekistán), quedando fuera las tres naciones bálticas (Estonia, Lituania y Letonia).

    CEI, Comunidad Estados Independientes,
    Escudo de la Comunidad de Estados Independientes (C.E.I.)

    La otra gran modificación que estaba sufriendo Europa se estaba produciendo en los Balcanes, donde los ropajes que habían cubierto a Yugoslavia se estaban descosiendo para dejar desnudo a un país cubierto de cicatrices y heridas.

    La sobresaliente camada formada por jugadores como Pancev, Prosinecki, Jarni, Boban, Stanic, Jugovic, Stosic, Spasic, Katanec, Hadžibegić, Suker, Ladic, Stojanovic, Bogdanović, Savićević, Jokanović, Mijatovic y Mihajlović –muchos de ellos campeones de Europa de clubes con el Estrella Roja en 1991 y campeones del mundo de selecciones juveniles en 1987, en Chile- estaba llamada a alcanzar grandes cotas, empezando por una Eurocopa cuyo billete se esfumó por la sanción impuesta por el Consejo General de las Naciones Unidas en mayo de 1992.

    Estrella Roja Belgrado, Red Star, Crvena Zvezda, 1991,

    Se rompía de este brusco modo el sueño de una selección que apuntaba a ser uno de los candidatos al título. Su plaza recayó sobre Dinamarca, quien había quedado en segunda posición en la fase de clasificación que habían encabezado precisamente los yugoslavos. Una invitación tan inesperada que sorprendió al propio cuadro danés.

    Explota la ‘dinamita roja’
    En la década de los 80 se produjeron las chispas que encendieron la mecha del fútbol en Dinamarca. Los buenos resultados sumados en la fase de clasificación para España’82, como el triunfo ante Italia –posteriormente campeona del mundo-, daban cuenta del potencial que estaba manando. Sensaciones refrendadas en la ronda preliminar de la EURO de Francia'84 donde además de conseguir el billete se tomó el fortín inexpugnable de Wembley, con un solitario gol de Allan Simonsen.

    Todas estas victorias necesitaban un espaldarazo, el cual llegó por partida doble: alcanzando las semifinales de la Eurocopa de 1984 y posteriormente clasificándose por primera vez para un campeonato de mundo, el que se celebró en México, en 1986.

    El grupo formado por Morten Olsen, Søren Lerby, Ivan Nielsen, Preben Elkjær, -protagonista del éxito del Hellas Verona-, John Lauridsen y Allan Simonsen, junto a los más jóvenes, como Jan Mølby, Jesper Olsen y Michael Laudrup firmaron las semifinales en Francia 1984 y un brillante estreno en la Copa del Mundo de 1986, cayendo en octavos de final. El responsable de apagar la dinamita de los escandinavos en ambos casos fue España: primero, con la emocionante tanda de penaltis en Lyon (1984) y, después, en México (1986), con una inspiradora tarde de Emilio Butragueño en Querétaro, autor de cuatro goles.

    Butragueño, México, 1996, Dinamarca, España, Querétaro,

    La eliminación en primera ronda de la Euro 1988, en un grupo donde España fue de nuevo el responsable de truncar las aspiraciones nórdicas con un 3-2 en el partido inaugural- se compensaba con la llegada al combinado nacional de nueva savia como Flemming Povlsen, Lars Elstrup, Peter Nielsen, Peter Schmeichel o Brian Laudrup.

    Dinamarca se adentraba en la década los 90 sin billete para el Mundial de Italia y sin pasaporte para la Euro 1992. Aunque el destino tenía reservada una plaza especial para ellos.

    Tres países con circunstancias complicadas
    Ocho equipos estaban clasificados para la fase final de la Eurocopa que se iba a celebrar en Suecia desde el 10 de junio de 1992: Italia, Francia, Escocia, Inglaterra, Suecia, Países Bajos, C.E.I, Yugoslavia y Alemania.

    Tres eran las federaciones que reflejaban los cambios políticos producidos en el viejo continente:
    • La Comunidad de Estados Independientes asumía la herencia deportiva de la U.R.S.S., aunque no todas las repúblicas estuvieran adheridas.
    • Alemania disputaba su primer torneo internacional con una selección que representara a toda la nación. La RDA cerraba en Bélgica, el 12 de septiembre de 1990, 38 años de aventura en solitario. Mientras que la RFA lo haría poco después, el 31 de octubre de 1990, en Luxemburgo.
    • El conflicto bélico de Yugoslavia seguía su escalada de odio y destrucción.
    La expulsión de Yugoslavia del torneo
    El Consejo General de las Naciones Unidas y la Comunidad Europea decidieron sancionar, a finales de mayo de 1992, a Yugoslavia, víctima del interminable conflicto. Este bloqueo incluyó la imposibilidad de que cualquier combinado nacional participara en cualquier evento deportivo.

    Yugoslavia, Jugoslavija,
    Escudo usado por la federación yugoslava de fútbol.

    La prometedora Yugoslavia, que había liderado su grupo en la fase de clasificación con 7 victorias y una sola derrota –ante Dinamarca, en Belgrado- era obligada a otorgar su plaza, precisamente, al conjunto nórdico, los cuales habían quedado en segunda posición y se encontraban planificando su tiempo libre para aquel verano.

    Los aliados de Dinamarca para no hacer el ridículo
    Dinamarca se vio participando como invitada en un torneo donde a pesar de tener en contra ciertos elementos como la nula preparación física o la ausencia de mentalidad competitiva, tenía otros puntos a favor:
    • Carecía de toda presión deportiva
    • Uno de los grandes favoritos había sido eliminado, Yugoslavia.
    • Su bestia negra no había entrado entre los 8 mejores, caso de España
    • Podía actuar casi como local dada la cercanía con Suecia, aunque todavía no estaba construido el puente de Oresund que ha acercado en los últimos años, todavía más, sendas naciones. 

    El reto de Richard Möller Nielsen
    A falta de solo 10 días para que empezara la Eurocopa, el seleccionador nacional Richard Möller Nielsen fue diseñando una convocatoria a la que no aceptó uno de los líderes, Michael Laudup, al que se le juntaba el hecho de no tener una buena relación con el míster y la de arrastrar el cansancio tras una extenuante temporada con el Barcelona que había concluido con la consecución de la Copa de Europa de clubes en Wembley.

    En cambio, su hermano, Brian, sí aceptó la llamada para la Euro de una selección que en su gran mayoría estaba cambiando sus vacaciones de playa y montaña por el césped sueco.

    Dinamarca, Danmark, Denmark,
      El coraje de Kim Vilfort
      No todos los internacionales daneses estaban en destinos paradisíacos o disfrutando del tiempo libre, Kim Vilfort se encontraba en aquellos días en un hospital velando por su hija de 7 años, enferma de leucemia. La mujer de Vilfort fue clave para que el mediapunta del Brøndby accediera a enrolarse en esta sorprendente e histórica aventura del plantel vikingo en la cual puso la rúbrica definitiva.

      La Eurocopa de Suecia, 1992
      Los convocados para la Eurocopa acudieron al campo de entrenamiento de la federación danesa de fútbol que hay a las afueras de Copenhague. La idea que sobrevolaba la mente de la mayoría de ellos era tratar de no hacer el ridículo en los tres partidos de la primera ronda donde estaban encuadrados con Suecia, anfitriones del torneo, Francia e Inglaterra. Pero el mensaje del entrenador era otro y más sorprendente: “Vamos a Suecia a ganar”.

      Elstrup da la primera alegría
      UEFA 1992, EURO 1992,El torneo europeo, cuya gran novedad es ser el primero a nivel internacional donde aparecían los nombres de los futbolistas en la espalda, arrancó con un empate sin goles ante Inglaterra, reforzando la confianza de un equipo que había concluido la edición anterior, la de 1988, con cero puntos en su casillero.

      El gol de Tomas Brolin en la segunda cita con Suecia, en esta clásica amistosa rivalidad entre vecinos, fue una bofetada de realidad y obligaba a vencer a Francia para seguir vivos en el torneo. La postrimera diana de Elstrup ante los galos en el minuto 93 colocaba el 2-1 que prolongaba este cuento de hadas nórdico hasta las semifinales, donde esperaba la temida Holanda.

      Peter Schmeichel exprime a la 'oranje'
      Gullit, Van Basten, Rikjaard, Koeman, van Breukelen, van Aerle, Blind, Bergkamp, Winter, de Boer eran la base de la ‘oranje’, por aquel entonces vigente campeón continental. Los Países Bajos acudían favoritos a un encuentro que resultó mucho más parejo de lo esperado y que Rikjaard niveló en el último suspiro, llevando la semifinal a la tanda de penaltis.

      En la tanda desde los once metros, el guardameta holandés Van Breukelen trató de desestabilizar a los daneses en cada lanzamiento, al final fue un de los mejores jugadores de la historia de Holanda, Marco Van Basten, el único que falló en la tanda, al acertar Peter Schmeichel el lado que eligió el delantero natural de Utrecht.

      Peter Schmeichel, Danmark, Denmark,

      El sueño de verano danés se prolongó hasta su máxima expresión. Alemania, tras vencer a Suecia por 3-2, esperaba pacientemente en una inesperada final con un invitado con el que nadie contaba.

      La Alemania unificada ante la unida Dinamarca
      El modo como afrontaron los dos equipos este choque fue la clave del éxito y del fracaso. Mientras los germanos habían transformado su sede en un búnker hermético, los nórdicos vivían bajo la más absoluta relajación, bajo ese espíritu vacacional del que todavía no se habían desprendido.

      La ‘Mannschaft’ de 1992 era un equipo potente formado por referentes como: Illgner, Kohler, Brehme, Hässler, Effenberg, Riedle, Klinsmann y Sammer, primer representante de la Alemania Oriental en este reestreno de la Alemania unificada. Un equipo campeón que puso en aprietos la meta nórdica, siempre bien cubierta por un inspirado Schmeichel.

      El derechazo de Jensen a los 18 minutos rompió el lento ritmo que llevaba el encuentro y encendió los ánimos de Dinamarca y su bulliciosa hinchada, conocida como ‘roligans’, que teñían de rojo las gradas del Ullevi de Goteborg, ciudad situada justo enfrente de la costa danesa.

      El apoyo también de los aficionados suecos a sus vecinos se notó en las gradas, haciendo que Dinamarca jugara de local en un estadio que definitivamente explotó cuando Vilfort finiquitó el partido a los 78’, justamente el jugador que más estaba sufriendo a nivel personal lograba sellar la tranquilidad al nuevo y casual campeón de Europa, el que heredó el testigo de Yugoslavia, la selección que muchos apostaban como ganadora en 1992.

      LinkWithin

      Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...